Entrevista Pam Espigares: “La palabra feminismo, en demasiados ámbitos, sigue utilizándose como algo peyorativo”

Pam Espigares es una mujer catalana aunque con raíces andaluzas y también muy feminista. Eso lo cuenta en Sincericidio, su opera prima, la cual se erige como su mejor presentación, pues toma como base retazos de su propia vida y de su familia para crear una historia que genera empatía entre el público lector, sobre todo entre las mujeres. Esta periodista con alma de escritora desde siempre trabaja con la materia prima que mejor conoce: los propios recuerdos, y los mezcla con el humor. Porque, sí, es necesario reírse de una misma para hacer la vida menos insufrible. Coincido muchísimo con Pam, y por eso esta entrevista es de las más especiales, de las que traspasan esa barrera objetiva y se convierte en mi propia piel.

Si esto fuese un ejercicio de mis estudios de periodismo, los profesores me dirían que mi voz se tendría que notar poco, ya que la protagonista es la entrevistada. Pero, ¿qué queréis que os diga? A veces para expresar cómo te hace sentir una persona o un libro, es necesario que la piel se estremezca y traspase las barreras que le han sido impuestas. Eso es también Sincericidio.

Pregunta (P): ¿Cuándo decides que quieres escribir un libro tan sincero como Sincericidio?

Este libro lo inicié hace unos años. Lo tomaba y lo volvía a dejar, y ha evolucionado conmigo. Empezó siendo una labor introspectiva, aunque siempre me ha ilusionado la posibilidad de publicar. Hubo un punto de inflexión. De repente, dejó de ser un ejercicio personal, para convertirse en un trabajo susceptible de ser publicado. Entonces seguí trabajando en él desde otra perspectiva: la de la posibilidad de que lo leyeran los demás.

(P): ¿Por qué hablar de la propia vida?

Creo que cada escritora debe hablar de lo que conoce y utilizar el material que mejor maneja. Yo me siento muy cómoda haciendo uso de la primera persona. Mi familia, como personajes de mi vida, son fantásticos. Contaba con todos los ingredientes para crear una historia.

(P): Ser mujer hoy en día continúa siendo una tarea de algo riesgo, ¿no?

Es evidente que no es lo más cómodo del mundo. Nos encontramos con trabas que, de entrada, el hombre no tiene y las desigualdades existen en muchos ámbitos. De todos modos, soy optimista. Nuestros hijos empiezan a ser educados en el feminismo, en un entorno que ya ha reconocido las maldades del Patriarcado y lo detecta en muchas situaciones cotidianas que antes nos pasaban desapercibidas. Yo intento que mi hijo crezca con las gafas moradas de serie.

(P): Tu libro tiene mucha sinceridad y también mucho humor, ¿cómo combinas ambos?

Algunas situaciones de la vida no pueden afrontarse sin humor. Es básico reírse de una misma. Conocerse a una misma y reírse, o el mundo es insufrible.

(P): ¿Qué papel crees que juegan libros como el tuyo en el avance por la igualdad efectiva?

Humildemente creo que mi aportación es modesta. Pero es una aportación más, y todas las voces son importantes. Mi objetivo es lograr establecer un vínculo con las lectoras, que sientan empatía, que se vean reflejadas de algún modo y que el libro les lea a ellas. Es la mejor manera de disfrutar de la lectura.

(P): Afirmas que todas las mujeres son feministas aunque muchas no sepan que lo son, porque el Patriarcado ha hecho muy bien su trabajo. ¿Qué quieres decir con esto?

Lo que quiero decir es que no existen mujeres que no quieran mejorar su calidad de vida y la de sus hijas. No existen mujeres que no quieran vivir en un mundo más justo. Es sólo que la palabra feminismo, en demasiados ámbitos, sigue utilizándose como algo peyorativo y así lo entienden aún muchas mujeres, gracias a las habilidades del patriarcado en su lucha para que el sistema no cambie y el mundo siga siendo androcéntrico.

(P): ¿Qué ha supuesto para ti ver editado el libro con Suburbia?

Una satisfacción. Se trata de una editorial independiente y dirigida por una mujer, Silvia Cosío, con una noción de la vida muy semejante a la mía. Ideal.

(P): Hablas también de tu familia y del éxodo de Andalucía a Cataluña, ¿qué papel juega el pasado en tu vida?

Es crucial. Soy lo que he escuchado en casa. Lo que he comido. La música que sonaba. El lenguaje que se utilizaba. Una mezcla divertida entre la herencia andaluza y una vida en la capital de Catalunya, con su lengua propia, su forma de ser. Fue una grandísima suerte que mis padres eligieran Catalunya para ir a vivir y prosperar.

(P): Durante mucho tiempo se han denigrado las obras escritas por mujeres supuestamente por hablar de territorios íntimos que no eran universales, aunque hoy en día esta situación se está revirtiendo. ¿Qué opinas de la literatura femenina, crees que es una etiqueta denigrante o que ayuda en la consecución de ciertos derechos por parte de las mujeres escritoras?

Hay una corriente que intenta promover la idea de que lo que las mujeres explican, sus vivencias o anécdotas de vida no tiene interés, ni importancia. Que sólo somos una pandilla de ególatras, de exhibicionistas. Hemos de acabar con esa idea. Llevamos toda la vida leyendo lo que los hombres tienen que decir sobre el mundo. Nosotras no tenemos por qué permanecer calladas en una esquina, dejando que el mundo sea interpretado sólo por ellos. Al contrario. Salgamos a la calle a contar lo que nos pasa porque lo que nos pasa es muy importante.

(P): ¿Qué libros te han cambiado la vida?

Unos cuantos. Imposible hacer una lista de todos. Te dejo algunos:

Viajes con Charley, de Steinbeck

Mi lucha de Knausgard

Olive Kitteridge de Strout

Hermano de hielo, de Kopf

Cómo ser mujer, de Moran

La náusea, de Sartre

Casa de Verano con piscina, de Koch (siempre lo recomiendo a todo el mundo)

Algunos relatos de Kafka, como Un artista del hambre, mi preferido.

Manual para mujeres de la limpieza de Berlin

1984 de Orwell

(P): ¿Cuáles son tus referentes literarios, cinematográficos y artísticos a la hora de crear una historia?

En general, me encantan las autoras y los autores que tienen agallas para hablar de sí mismos en sus obras y airear sus trapos sucios. Por eso me encanta Karl Ove Knausgard. Cinematográficamente, por ejemplo, me apasiona Truffaut, porque se deja el alma en sus cintas y se autorretrata maravillosamente. También me encanta Alison Bechdel y la lectura de su cómic, “FUN HOME”, fue un antes y un después en mi vida.

(P): El libro te deja con ganas de más, ¿te planteas escribir una segunda parte? ¿Y otras historias?

He empezado ya a escribir algunos relatos cortos. No son autobiográficos, pero evidentemente, detrás de ellos estoy yo y se nota. Sigo trabajando con el mejor material que conozco.

Escrito por

Graduada en periodismo y enamorada de la lectura y la cultura. Porque leer nos hace mejores personas.

Si te ha gustado este artículo y quieres dejar tu opinión, encantada de leerte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.