Contra los hijos

Aplaudo la iniciativa del grupo Penguim Random House que se atreve a publicar pequeños ensayos de temas tan necesarios como el feminismo. El año pasado ya tuve la suerte de leer los dos de la autoría de Chimamanda Ngozi Adichie, una eminencia en la lucha por la igualdad y los derechos africanos, y autora de Querida Iwejele: cómo educar en el feminismo, y Todos deberíamos ser feministas, y que recientemente ha sacado El peligro de la historia única.

En el marco de la publicación de estos libros sobre diversos aspectos relacionados con el feminismo se sitúa, precisamente, Contra los hijos, de la chilena Lina Meruane, cuya temática ya había sido tratada por primera vez en un artículo de la revista Etiqueta Negra en el año 2010, y a raíz del cual muchas personas la alabaron y la animaron a ampliar el objeto de estudio, al tiempo que otras tantas se ensañaron con ella. Pero también de los detractores y críticos aprendió algo para trasladar a lo que es Contra los hijos, un ensayo atrevido y muy necesario sobre muchas de las ideas que durante siglos nos han trasladado a las mujeres, relacionadas con la casi obligatoriedad de tener hijos. Y es que desde que en 1978, The Washington Post publicase un artículo en el que acuñase el maldito término de “reloj biológico”, la sociedad, impregnada de machismo, se empeñó en masacrar a las mujeres con preguntas del tipo “¿cuándo piensas tener hijos?”, ¿acaso no te sientes egoísta por no querer tener hijos” u otras apreciaciones como “mira que se te pasa el arroz, y ya tienes casi treinta años”.

Lo que ocurre desde siempre es que las mujeres han estado sometidas a los dictados patriarcales, que se agravan más, si cabe, cuando hablamos de maternidad. Contra este imperativo de tener hijos escribe la autora en este ensayo, en el que defiende sobre todas las cosas el poder de la mujer para decidir, y para pensar por y en sí misma. La opción de tener o no hijos debería ser pausada, y no impuesta por relojes ni roles patriarcales.

Se hace aquí un repaso por la historia y la propia lucha feminista, y se traen a colación nombres de intelectuales (madres y no madres) de la lucha feminista como fueran Virginia Woof, Emily Brönte, Jane Austen, Emily Dickinson, Edith Wharton, Katherine Mansfield, Silvina Ocampo, o Leila Guerriero y tantas otras. Precisamente, esta última le envía un texto a la autora en el que explica sus razones para no tener hijos:

“Nunca me conmovió la idea de parir. Todavía me divierte el asombro que producen las palabras no quiero. Hay quienes elaboran un consuelo (Bueno, ya te van a dar ganas), ensayan sospechas (No podrá y dice que no quiere), o se enojan (No podéis ir en contra del instinto materno). Mi caso es más simple. No quiero. Nunca quise. No tengo ganas. Ni siquiera pienso en eso todos los días. Diría que ni siquiera pienso en eso todos los años”.

Ahí, en esa cita radica una buena parte del argumentario que se defiende a lo largo del libro: la oposición entre el deseo de la mujer y el de la sociedad, que más allá de ciertas leyes, no ha conseguido alcanzar igualdad. Habría igualdad efectiva cuando las mujeres no tuviésemos que dar explicaciones a respecto de los porqués de nuestra maternidad, al igual que los hombres jamás la tendrían que dar. Pero no es así.

La autora evoca un tema que entronca con muchos otros debates, caso de los sistemas educativos, el estatuto de la pareja contemporánea, la discriminación laboral, y el papel del propio lenguaje que continúa siendo todavía muy machista. Y, a todo ello, hay que añadirle la soledad a la que son sometidas muchas madres (mujeres) que no se atreven a decir en alto que se arrepienten de haber tenido hijos. ¿Por qué? Porque la sociedad las haría trizas.

“Tan solas por lo demás. Porque las madres –me parece a mí- están solísimas. Y no digo desacompañadas en sus casas-con-hijos o en sus hacinados puestos de trabajo o en las calles atestadas de gente. No digo sin ángel que les hable, noche y día: ellas siguen rodeadas hoy de una multiplicidad de voces discordantes, voces que las sobrevuelan, mareándolas, llenando sus cabezas de deseos contradictorios que les impiden prestar atención a lo que encubren sus ominosos mensajes”.

Ficha técnica

Título: Contra los hijos

Autora: Lina Meruane

Editorial: Randon House

Año de publicación: 2018

Número de páginas: 191

Escrito por

Graduada en periodismo y enamorada de la lectura y la cultura. Porque leer nos hace mejores personas.

Si te ha gustado este artículo y quieres dejar tu opinión, encantada de leerte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.