“En los malos tiempos, los niños crecen deprisa”.

“Aquellos eran días de dos caras, complicados días de sonrisas hipócritas y silencios de piedra, días de sálvese quien pueda, en los que levantarse de la cama por la mañana era un triunfo, y volver a ella sano y salvo por la noche, una hazaña similar”.

“Mientras el sol viajara por el cielo, todos estábamos a salvo”.

Si con algo definiría las novelas de Almudena Grandes es con el apelativo de “emocionantes”. Aunque esa palabra no basta, cuando se pretende rendir un homenaje a todos los héroes anónimos que la historia contemporánea de España dio de sí.

Dentro de la saga de Episodios de una guerra interminable, la autora madrileña ha publicado Inés y la alegría (2010), El lector de Julio Verne (2012) y Las tres bodas de Manolita (2014), y el proyecto continuará en los próximos años. Un homenaje a los Episodios Nacionales del canario Benito Pérez Galdós. Una forma de poner en relación dos periodos de la historia de nuestro país que no distan mucho si no es por el tiempo histórico. Siempre los mismos vencedores y vencidos en una lucha inútil que sólo se justifica por las ansias de poder de unos pocos.

El lector de Julio Verne es el libro más corto de esta serie sobre la posguerra española, y basado en figuras históricas que la escritora especifica muy bien al final de cada libro. Todas las historias juegan entre la ficción y la realidad, pero incluso en la imaginación existe más verdad de la que se piensa.

fotorobertcapa
Muerte de un miliciano, de Robert Capa

La historia de Nino, un chiquillo de Fuensanta de Martos, en Jaén, hijo de un guardia civil, se une a los diez años con la de Pepe el Portugués, un guerrillero republicano de los que hicieron frente desde el monte. Y en medio de ese pueblo pequeño,  Nino va contando en primera persona que a pesar de que no se podía vivir, vivían en esa España en la que nada era lo que parecía ser. Son estas citas que se repiten a lo largo de los libros de los Episodios, y con esto se deja bien patente la admiración que Almudena Grandes siente por los luchadores que no lograron la gloria ni las condecoraciones de los ‘chivatos’. Esta novela vuelve a ser coral por los muchos personajes que por ella pasan.

Antonino ‘Nino’ es tan solo un niño cuando descubre los secretos que le llevarán a querer ser como el Portugués, con el que forja un amor más grande que el mismo amor y al que admira por su forma de ser y lo que poco a poco irá conociendo. Es tan sólo un chiquillo pero que tendrá que ser un adulto.

En El lector de Julio Verne aparece ya desde el propio título un homenaje a esas lecturas de nuestra infancia que marcan toda la vida, en concreto Nino empieza a leer a Julio Verne a causa de un libro que encuentra en la cabaña de Pepe. También hay referencias a personajes aparecidos en  Inés y la alegría e incluso en Las tres bodas de Manolita, aunque menores, ya que se trata de libros autónomos en cuanto a su argumento se refiere.

Almudena Grandes consigue una vez más hacer que el lector se enganche con un estilo en el que se dice mucho y se oculta otro tanto. Palabras dichas a media voz, aunque suficientes para comprender la esencia de unas historias que te dejan el alma flagelada durante días.

Ficha técnica

lector_julio_verne_bigTítulo: El lector de Julio Verne

Autora: Almudena Grandes

Año publicación: 2012

Editorial: Tusquets Editores

Nº de páginas: 424