La literatura japonesa resulta difícil de expresar en un argumento coherente. Si en la literatura de Murakami siempre encontramos un juego entre realidad y ficción, en El Lago (2013) de Banana Yoshimoto se produce algo similar: la autora nipona, una de las más reconocidas del país junto a Murakami, explora las relaciones humanas y el pasado como catalizador del presente.

Banana Yoshimoto
Banana Yoshimoto es una de las autoras japonesas más exitosas junto con Haruki Murakami

El lago cuenta la historia de Chihiro y Nakajima, dos chicos a los que les ha fallecido su madre y que comienzan una extraña relación observándose a través de una ventana. Los dos se sienten melancólicos recordando a su madre, y al mirar por la ventana de sus apartamentos se ven y se sienten a salvo. Un día traspasan la ventana para vivir una relación, la cual estará empapada del pasado, que no los abandona. Ellos parecen ser como personas raras en este mundo, y por eso encajan tan bien, y tendrán que dejarse las cosas claras.

En medio de este breve libro, llaman la atención dos elementos metafóricos: la ventana y el lago. Los dos simbolizan la paz y la calma, aunque el lago signifique también el pasado negativo de Nakajima. Además, al ser un libro tan corto, el argumento contiene viveza y agilidad, dentro de la nostalgia oriental.

El argumento parece simplista, pero lo que caracteriza a Banana Yoshimoto es su capacidad maestra para expresar las relaciones humanas, los sentimientos, la interacción del pasado con el presente, y los ambientes que siempre significan algo. Desde Kitchen, su primera novela e 1987 y en la que la cocina es el elemento fundamental de la relación entre los personajes, Yoshimoto siguió jugando con los espacios.

 Ficha técnica

El_lago_bigTítulo: El Lago

Autora: Banana Yoshimoto

Editorial: Tusquets Editore

Año de publicación: 2013

Número de páginas: 184