Nuez de coco

Kopano Matlwa, autora de "Nuez de coco"

La selección de los libros que una persona lee requiere de un ejercicio previo de conciencia individual, de reflexionar en bajito qué nos va a aportar esa autora o autor y si la historia nos enriquecerá como personas. Por eso todas transitamos un camino, avanzamos desde la infancia de aventuras hacia una edad adulta en la que necesitamos, quizás, historias que nos ayuden a ver el mundo en toda su complejidad. Para mí, por lo menos, la lectura es eso.

En esta búsqueda personal, cada vez me gusta indagar en las propuestas literarias escritas desde los márgenes, historias que se escapen de lo habitual para romper nuestros esquemas, para darle una vuelta a lo que creíamos correcto. Por eso admiro tanto a Kopano Matlwa, una autora sudafricana, licenciada en medicina y de la que conocimos su faceta literaria en España tras la publicación de Florescencia, que nos traía Alpha Decay. Ahora nos vuelve a conquistar con Nuez de coco, la que es su primera novela y en la que trata de muchísimos temas sobre los que, como sociedad occidental, es necesario que nos paremos a pensar: el racismo, la diferencia que se genera desde la infancia entre las personas de la comunidad negra, los anhelos de tantos seres humanos que desean ser blancos, y esa sensación de que el apartheid sigue muy vigente, como ya se advertía también en Florescencia.

Aquí se alterna la historia de dos niñas de la misma edad que viven en el mismo país, aunque las dos tienen objetivos distintos. Ofilwe, que ha sido educada en los principios de la cultura blanca, no maneja los mecanismos para conectar con las otras personas; mientras que Fikile, que habita en las afueras de la gran ciudad, quiere emprender su propio camino y escapar de su condición. A través de estas dos niñas, que se convierten en mujeres, la autora va intercalando muchísimos debates, siendo los principales el de la oposición entre los derechos de las personas que quieren mantener la tradición y las que desean escapar de ella, y el propio camino de las lenguas vernáculas en oposición al inglés.

“¿Adónde va un idioma que no se usa? ¿Se guarda en una frágil caja de cereales junto con un tomate extraviado, la vieja clave de tu taquilla, tu primer número de teléfono y la ubicación de la tumba de tu periquito, y se mete todo en el trastero polvoriento de tu cerebro? ¿O explota, o se borra, o se desintegra en miles de millones de pedazos, o degenera o se descompone en un olor desagradable y se excreta del cuerpo? ¿Es posible eliminarlo del todo? ¿Mi propio idioma se me ha escapado por completo? No puede ser. Mamá y papá lo hablan todo el tiempo, aunque no lo hagan conmigo ni entre ellos. Mis tímpanos deben de filtrar algo, ¿no?”

A través de lo que nos van contando estas dos chicas, descubriremos las múltiples realidades de Sudáfrica, que se podría extrapolar a tantos otros países africanos, muy marcados por su historia reciente y por la lucha latente entre la tradición y este presente – futuro de globalización y, por lo tanto, de pérdida de la identidad de los pueblos. Este libro también es, pues, una defensa de la diversidad y una protesta de lo que sucede en estos lugares expoliados y que no consiguen definir quién quieren ser.

Mientras leo esta novela, me acuerdo de Chimamanda Adichie Ngozi, quien escribió El peligro de la historia única, en el que precisamente nos habla de la necesidad que tenemos de que todas las personas cuenten la vida y no que sean contadas por terceros que contribuyen a generar tópicos y a ocultar el derecho a la identidad personal. Precisamente por esto valoro muchísimo que editoriales como Alpha Decay apuesten por libros que nos ofrecen miradas necesarias, ocultas durante demasiado tiempo, y que nos acercan la vida en sus múltiples complejidades.

“Tal vez así nunca se me olvide lo que no quiero ser: negra, sucia y pobre. Este barreño puede servirme de incentivo diario para continuar trabajando hacia lo que algún día seré: blanca, rica y feliz”.

Como se observa en el fragmento anterior, los personajes de Kopano Matlwa viven siempre con una lucha constante: sus propias circunstancias y el sueño por llegar a conseguir otras. Y, como ya acontecía en Florescencia, la autora presta una atención especial a las mujeres, de forma que vuelven a tratarse temas como las violaciones y la dependencia económica.

Nuez de coco se definiría como un libro imprescindible para conocer Sudáfrica y la realidad de un pueblo en constante redefinición; un libro maravilloso que nos obliga a pensar más allá de los tópicos; un libro que duele leer, pero sana a la vez. Una joyita que debería ser lectura obligatoria.

Ficha técnica

Título: Nuez de coco

Autora: Kopano Matlwa

Autora: Aurora Echevarría

Editorial: Alpha Decay

Año de publicación: 2020

Número de páginas: 170

Escrito por

Graduada en periodismo y enamorada de la lectura y la cultura. Porque leer nos hace mejores personas.

Si te ha gustado este artículo y quieres dejar tu opinión, encantada de leerte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .