Entrevista Tània Balló Colell: “Creo que debemos empezar a reivindicar la supervivencia”

Tània Balló, autora del proyecto "Las Sinsombrero"

Tània Balló es una productora y directora de cine barcelonesa, aunque en los últimos tiempos se ha dado más a conocer por ser la creadora del proyecto transmedia “Las Sinsombrero”, cuyo objetivo no es otro que recuperar las voces de las mujeres artistas que fueron silenciadas en nuestra historia. “Sin ellas, la historia no está completa”, y por eso en 2016 salió un documental y un libro que nos hablaba de las mujeres de la Generación del 27, de las que habíamos escuchado hablar muy poco, y que tanto habían hecho por nuestra cultura. Ahora acaba de ver la luz la segunda parte, subtitulada “Ocultas e impecables”, en la que nos presenta a mujeres que vivieron el exilio interior durante el franquismo y la posguerra. Inmersa en la promoción de este libro recién salido al mercado, nos concede un hueco para hablar de “Las Sinsombrero”.

Pregunta (P): Con una gran experiencia en el campo del cine, ¿en qué momento decides crear este proyecto transmedia?

Desde sus inicios el proyecto ya contenía elementos multidisciplinares. Una web, una exposición, un libro… claro está que todo eran conjeturas pero sí tenía claro que para poder albergar mayor impacto no podía quedarme en un documental. El tiempo jugó a favor del proyecto en el momento en que las redes sociales y las plataformas interactivas surgieron y rápidamente nos adaptamos a ellas y las incluimos en el diseño del proyecto.

(P): “Las Sinsombrero” está concebido como un proyecto en varios formatos, siendo los más destacables el de libro y del de documental. ¿Qué cambia a la hora de trasladar los contenidos al papel o a la pantalla?

Creo que lo que cambia es mi relación con cada uno de estos “productos”. El documental lo co-dirijo con Manuel Jiménez-Núñez y Serrana Torres. Aunque todo surge de un mismo proceso de investigación, está claro que en el fílmico mi “yo” está menos presente, es más neutro, más divulgativo. En el libro por lo contrario es más personal y, por supuesto, hay mucha más información, por lo que me permite explayarme en sus vidas.

(P): En 2016 publicaste el libro Las Sinsombrero 1. Sin ellas, la historia no está completa, y ahora sale su segunda parte titulada Las Sinsombrero 2. Ocultas e impecables. ¿Cómo fue la selección de autoras en cada uno de los libros y el porqué de esos subtítulos? ¿Qué historias se quedaron en el tintero?

Cuando escribí el primer libro no pensaba que habría un segundo, la verdad. La selección de las mujeres tratadas en el primer volumen formaban ese núcleo más fuerte. De algún modo ellas eran las irrefutables. Era necesario que para sostener la tesis de su inclusión en la Generación del 27, estas debían representar al máximo las características más representativas de esa generación. De todos modos, como digo, no pensaba que habría un segundo. Al plantearse una segunda parte tuve la necesidad de avanzar cronológicamente, quería evitar que tanto el libro como el documental se convirtieran en un mero catálogo de mujeres. Por lo que escogí aquellas que no se exiliaron, y eso me permitía explorar también un paisaje distinto, una situación emocional diferente. ¿Qué había sucedido con Las Sinsombrero durante el régimen?

(P): ¿Vas a seguir investigando sobre las mujeres que fueron silenciadas por la historia?

Yo siempre estoy investigando sobre las mujeres. Descubrir sus legados me aporta muchísimas cosas gratificantes, a nivel personal y profesional. Diríamos que es mi línea editorial: memoria, género y reivindicación.

(P): Además de por el mero hecho de ser mujeres, las protagonistas de tus libros también fueron silenciadas debido a otras circunstancias, como ser afines al régimen. ¿Por qué en el caso de las mujeres siempre se tiene en cuenta la vida personal a la hora de analizar su aportación al mundo y en el caso de los hombres no tanto?

Bueno creo que eso es un error en el caso de los hombres. El artista se alimenta de sus experiencias personales, es así. El arte en cualquiera de sus disciplinas es la expresión máxima de las emociones y experiencias vitales que nos interpelan. No entiendo cómo podríamos explorar el sentido de una obra sin conocer aquello que la hace posible, su “fuera de cámara”. La idea de que la vida personal no debe ser conocida, cuidado, siempre y cuando entendamos que debemos explorar aquella parte que va directamente relacionada con nuestro objeto de investigación o de análisis, es una creencia androcéntrica. Los hombres para proteger su espacio de poder, deben negar la existencia de un mundo emocional que según ellos les debilita. Pues bien, peor para ellos. Es un error. Porque entonces no conocemos el sentido último de sus creaciones y nos quedamos en una fase muy simple de aquellos mensajes que todo artista quiere transmitir con su obra. Entonces, ¿por qué siendo un error, o al menos así yo lo considero, debemos aplicarlo a las mujeres?. ¿Es que acaso lo impuesto por el “hombre” es lo correcto? Yo pienso que no solo las mujeres deben cambiar las cosas, sino también los hombres. Y este es un caso clarísimo.

(P): En este Ocultas e impecables hablas de una red de apoyo que estas mujeres crearon sobre todo alrededor de Carmen Conde, una mujer adelantada a su tiempo. ¿Cómo la descubriste?

Carmen Conde es una de las poetas más importantes de esta generación y creo poder decir de la literatura en general. A Carmen la conocía sin más. Ahora la reivindico a ultranza. Su archivo personal es de obligada visita. Es increíble el legado que esta mujer nos ha dejado.

(P): Hablas también del exilio interior al que fueron sometidas. ¿En qué consistió?

El exilio interior para mí es la disidencia emocional. Cuidado, también hubo exilio interior en el exilio “real”. Creo que hay algo que debemos empezar a reivindicar: la supervivencia. Esta ha sido muy maltratada. Sobretodo en aquellos que se quedaron después de la guerra. La supervivencia de la mayoría de ellos y ellas estuvo impregnada de disidencia o de exilio interior. Es decir, impecables en el espacio público, disidentes en un espacio privado como único lugar de libertad, oculto.

(P): En estos años, ¿cuál es la alegría más grande que te haya dado este proyecto?

Compartir la reivindicación ver como el mensaje calaba y era compartido con muchas personas.

(P): ¿Crees que con trabajos como el tuyo se puede llegar a que poco a poco las mujeres aparezcan en los libros de texto?

Sí claro, pero no solo con trabajos como el mío, sino más bien con el conjunto de trabajos que se están haciendo alrededor de muchas mujeres. Creo que entre todas lo conseguiremos.

(P): Tus libros no son biografías al uso, sino que se alternan con tu propia experiencia a la hora de descubrir a estas mujeres. ¿Por qué esta fórmula?

Porque no sabría hacerlo de otra forma. Yo vengo del mundo del documental y necesito compartir mi visión del mundo. No es que crea que soy importante, sino que pienso que compartir la forma en que llego a ellas ayuda a emprender nuevos cominos. Como siempre digo yo hago doculiteratura, el proceso siempre es importante.

(P): En el mundo actual están surgiendo múltiples iniciativas de reivindicación de voces femeninas. ¿A qué crees que se debe esta eclosión?

A las nuevas tecnologías. Nos sentimos formar parte de algo gordo, somos muchas.. más de la mitad, y nos leemos a través de las redes. Compartir ahora es posible de forma inmediata. Y a la vez la visión exclusivamente masculina del mundo, de las cosas, se esta agotando.

Las Sinsombrero, proyecto transmedia. Fuente: eldiario.es
Las Sinsombrero, proyecto transmedia. Fuente: eldiario.es

(P): Me encantan las portadas de tus libros, ya que resumen a la perfección el espíritu de lo que encontraremos dentro. ¿Nos podrías explicar cómo fue el proceso de elección?

En el primer libro fue una elección de la editorial, muy acertada la verdad, en este segundo libro busqué yo la foto… No era fácil, porque no quería la típica foto de mujeres con peineta y talante religioso, que es lo que nos viene a la mente al pensar en esos años. Busqué en la red y encontré esta foto maravillosa en un blog sobre la memoria visual de Casp (Valencia). Estas mujeres están vivas, y la foto esta tomado un día durante las fiestas de la vila en 1950. Sus actitud era exactamente lo que buscaba.

(P): ¿Cómo actuarían las mujeres protagonistas de tus libros hoy en día? ¿Se sentirían a gusto?

Bueno, no más o menos a gusto que tú o yo. Serían combativas, eso lo tengo claro. Ahora bien, debemos pensar que el tiempo que les tocó vivir fue excepcional por muchas razones… esa excepcionalidad también tiene mucho que ver con el tipo de artistas que llegaron a ser… Quién sabe…a lo mejor alguna se hubiera dedicado a otra cosa..

Escrito por

Graduada en periodismo y enamorada de la lectura y la cultura. Porque leer nos hace mejores personas.

2 comentarios sobre “Entrevista Tània Balló Colell: “Creo que debemos empezar a reivindicar la supervivencia”

Si te ha gustado este artículo y quieres dejar tu opinión, encantada de leerte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.