El escritor barcelonés Alejandro Palomas
El escritor barcelonés Alejandro Palomas

Alejandro Palomas es el autor de moda, ya que ha conseguido conquistar a miles de lectores en nuestro país y fuera de sus fronteras. Y es que en tres años ha publicado tres novelas que constituyen un canto a las relaciones familiares, en una especie de homenaje a los que siempre están ahí.  Especializado en literatura inglesa, su labor de traductor le ha valido para conseguir un estilo propio, ágil y depurado, que ha plasmado a la perfección en Una madre (2014), Un hijo (2015) y Un perro (2016). En la actualidad está promocionando su última novela, y haciendo gestiones para llevar Una madre al cine. En medio de ello, nos ha concedido unos minutos de su tiempo para hablar de literatura, y sobre todo, de la expresión de sentimientos.

Pregunta (P): Un hijo, Una madre y Un perro son los títulos de tus últimos libros, ¿son un homenaje a esos seres que están siempre ahí y a los que nunca mimamos como se merecen?

La verdad es que no me planteo mucho escribir para homenajear, lo único es que Una madre y Un perro son libros sobre la familia, y este es el estrato en el que me muevo. En cada uno de ellos hay una figura que es más importante que el resto: en Un hijo, las figuras del padre y del hijo, en Un perro, la relación del perro y su compañero… Creo que todas son un homenaje a las relaciones no elegidas, a las relaciones familiares.

(P): ¿Es tan difícil decir un “te quiero” como pensamos?

Creo que más difícil que decir un “te quiero”, es demostrarlo físicamente. Saber abrazar, saber pedir un abrazo, eso resulta más complicado, sobre todo en el ámbito familiar. Con el paso del tiempo, los abrazos familiares han ido enfriándose y a mí me gusta recuperarlos en las novelas. Quiero personajes que se abracen mucho y que sepan dar mucho físicamente.

(P): ¿Tienen estas obras referencias en la realidad?

Siempre tienen referencia en lo real, no soy un escritor que parta de lo no existente, sino que necesito arquetipos muy reales, que pueda tocar, y en ese sentido soy muy ceramista. A partir de ahí los maquillo, pero siempre hay una base real a la que me aferro.

Una madre- Alejandro Palomas(P): En tu currículum podemos ver que tienes experiencia como traductor, ¿qué te aporta esta profesión y de qué forma ha influido en tu labor como escritor?

Me ha aportado muchísimo, pero sobre todo, orden a la hora de escribir. Ser traductor me lleva a fijarme mucho en lo que no hay que hacer. Cuando tú traduces, te fijas mucho en cosas en la que habitualmente no reparas, ni como lector ni como escritor: el ritmo, la puntuación, las voces… eso que marca el sello que quieres imprimirle a tu literatura. Viendo como lo hacen diversos autores, aprendes mucho, sobre todo de los errores ajenos.

(P): ¿No es una rareza la sensibilidad en nuestro tiempo?

Yo creo que no, más bien pienso que todos somos sensibles en el ámbito de nuestro campo. Creo que es una rareza mostrarlo tan abiertamente. Yo no sé hacerlo de otra manera, escribo así, porque soy lo que hago y hay muy poco filtro con lo que está detrás.

(P): La figura del padre, de la madre y del hijo ha sido explotada a lo largo del tiempo por muchos escritores, ¿cómo crees que ha cambiado su tratamiento?

Creo que cada uno lo trata desde su experiencia personal, y esta siempre te hace único. Si coges lo que traes a la espalda y lo traduces al papel, siempre aparece un tratamiento original y único.

Un hijo-Alejandro Palomas(P): Remover algo por dentro, arañar el corazón, llevar a la reflexión, ¿qué buscas provocar en el lector?

Busco muchas cosas, remover, busco el plexo, la mente de quien me lee. Me gusta emocionar, hacer reír, hacer llorar, provocar alivio. Con mis novelas trato de que el lector se quede con esa idea de “no quiero que esto termine, ni que estos personajes se vayan”.

(P): ¿Cuáles son tus referentes en la literatura, el cine y la pintura?

Mis referencias son sobre todo inglesas ya que es el campo en el que me he especializado. Me gusta mucho la musicalidad del lenguaje, y esta característica es muy inglesa. Aunque tengo autores muy dispares, entre los que están Manuel Mujica Laínez con Bomarzo, John Kennedy Toole con La conjura de los necios, la primera Jeannete Winterson o El cuento de la criada, de Margaret Atwood. Los referentes se van renovando a medida que lees, es lo bueno que tiene la lectura.

En el cine, hay películas que me han marcado mucho, como es La decisión de Sophie, La boda de Muriel, El val desnudoLas horas… algunas infantiles como La bruja novata, Mary Poppins y otras muchas.

En la pintura, me encanta Egon Schille y, sobre todo, Raoul Dufy, del que me ha conquistado la estética y el color.

(P): ¿De tus libros, cuál te ha dado más alegrías?

Sin dudarlo es Una madre: Mencía y Amalia son los personajes que más alegrías me han dado, ya que me siguen acompañando y que espero que lo sigan haciendo hasta el final.

un-perro-alejandro-palomas-portada(P): “Y es que así es el tiempo cuando maneja los sentimientos: caprichoso, impredecibles, a veces un buen compañero y otras, el peor enemigo”. ¿Es entonces una lucha de titanes entre los humanos y el tiempo?

Yo creo que el tiempo marca mucho, él es el gran escultor, a veces bueno, a veces malo. Él marca la pauta, la música de lo que somos, y es el que dicta el final. Es espacio y marco en el que nos movemos, y deberíamos tenerlo más en cuenta para aprovechar más lo que vivimos y sacar más partido de la intensidad, más que de la densidad.

(P): ¿Qué consejo le darías a los nuevos escritores/as que se adentran en el mundo literario con miedo?

Que sigan teniendo miedo del mundo literario, y que sean muy libres a la hora de crear. También les aconsejaría que sepan diferenciar entre publicar y escribir, ya que hay una gran diferencia. Mis ideas con respecto a este tema ha cambiado mucho con los años, ya que el mundo editorial es muy coyuntural. Este mundo está muy vivo, y hay que saber manejarlo.

(P): ¿Eres negativo o positivo con respecto al futuro de la literatura?

No lo sé, intento ser positivo en todos los aspectos de mi vida. Más bien intento ser positivo con mi futuro dentro de la literatura, y por eso lucho y me implico tanto.

(P): ¿En qué proyecto literario estás inmerso actualmente?

Estoy intentando encontrar algún medio para llevar Una madre al cine. Y por ahora, quiero estar unos meses tranquilo, descansando, ya que después de tres novelas en tres años, se va mereciendo.