Colgado

Hugo Argüelles, autor de "Cuentos grises"

Creo que todas las vidas contienen, en mayor o menor medida, miles de obsesiones. Por repetir lo que nos hace felices o por estar con las personas que encontramos en el camino y que creemos que nos acompañarán siempre. Dejando a un lado el lado más tóxico de las obsesiones, existe esa parte más humana por la que las personas pasamos por la vida para dejar huella o conocer a alguien que toque nuestro corazón.

Los primeros amores, así en plural, están repletos de obsesiones y también, para qué nos vamos a engañar, de sentimientos que reflejan en muchas ocasiones que nos queremos mal, una sensación que se incrementa cada vez más en las sociedades que habitamos hoy en día.

Entre estos dos escenarios se posiciona la primera novela de Hugo Argüelles, un bibliotecario que ya nos había hecho reflexionar hace dos años en sus Cuentos grises. Colgado, como se titula esta opera prima, relata la vuelta de un hombre, ya casado y con hijo, a los recuerdos de aquellos años de juventud que creía olvidados. Bajo la fórmula de un monólogo reflexivo y, en ciertos momentos de corte filosófico, el autor recrea las vivencias de sus años de universidad, cuando conoce a la chica de la que se enamoró perdidamente y que irrumpe en su vida, y nos habla también de esos tiempos en los que creía luchar por un futuro mejor y en los que la sociedad defendía a ultranza que para tener un exitoso porvenir solamente bastaba con estudiar. El libro se construye, pues, como un debate interno del propio protagonista entre el presente, que él siente triste, desilusionante y tedioso, y ese pasado de hace veinte años cuando la vida se tornaba como un universo a conquistar. El autor, nacido en 1978, firma un relato con el podrían identificarse las personas entre los treinta y los cuarenta años, que nacieron recién estrenada la democracia y que, a pesar de todo, descubrieron pronto que el concepto hacía aguas por todas las esquinas.

Argüelles escribe un libro poliédrico, con múltiples lecturas. Por eso también sobresalen ahí ciertas lecturas que marcaron al personaje en sus años mozos, como Henry Miller, Kerouac, Bukowski, o Kureishi, o la música de Kurt Cobain y Manu Chau. En estos mitos busca encontrar su identidad, aunque confiesa que “mi personalidad construida era un collage embarullado”. Muy en relación con esta búsqueda del propio camino está el miedo a crecer y a acercarse a la muerte.

Últimamente me ha dado por pensar en lo que significa ser joven porque recientemente he comprendido que ya no lo soy. Todo ha ocurrido de manera gradual. Lo más evidente es el cuerpo. La primera cana te sorprende y hasta te hace gracia. Cuando te salen pelos en los orificios, la cara se vuelve flácida, el vientre aumenta de tamaño y por las mañanas te levantas cansado, la vida alrededor parece menos interesante. Con el tiempo te vuelves misántropo y huraño”.

En definitiva, Colgado constituye una novela muy interesante y novedosa en cuanto al tratamiento, pues tiene la capacidad de hablar de la vida, de su cara amable y, sobre todo, de la menos amable, alejándose de la tiranía de la felicidad, que tanto nos agrede hoy en día. Necesitaba leer sobre el amor, pero sin finales edulcorados.

Ficha técnica

Título: Colgado

Autor: Hugo Argüelles

Editorial: Vivelibro

Año de publicación: 2019

Número de páginas: 145

Escrito por

Graduada en periodismo y enamorada de la lectura y la cultura. Porque leer nos hace mejores personas.

Si te ha gustado este artículo y quieres dejar tu opinión, encantada de leerte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.