Donde fuimos invencibles

El verano es una época para dejarse llevar, para soñar y vivir más. Esta idea también se puede trasladar a la literatura, sobre todo en el caso de las novelas policíacas y de intriga, ya que nos llevan a sumergirnos de lleno en la historia hasta que se resuelve el misterio en cuestión. Y por muchas que leamos, oye, siempre nos gustan.

Precisamente, hace unas semanas cogí vacaciones para disfrutar en familia y para leer, aunque en esto último andaba yo algo despistada, pues ningún libro me enganchaba lo suficiente, hasta que un amigo librero me embarcó en una faena (bien bonita por cierto): me propuso presentar a María Oruña en Bueu (Pontevedra), y esta fue la excusa perfecta para leerme de un tirón las tres aventuras de Valentina y Oliver, Puerto Escondido, Un lugar a donde ir y Donde fuimos invencibles, libros que se pueden leer por separado pero que se disfrutan más seguidos porque ves el avance de los protagonistas y de sus vidas.

María Oruña escribe de una forma muy adictiva, y nos mete de lleno en un misterio que combina con citas literarias al comienzo de cada capítulo y con muchas reflexiones sociales. Precisamente esta mezcla es lo que hace que sus novelas enganchen tanto como las de Camilla Lackberg, autora sueca con la que comparte ese gusto por el realismo cotidiano, y por la mezcla entre presente y pasado.

Donde fuimos invencibles nos habla de un tema que siempre ha suscitado un interés especial: los trastornos paranormales. A través de la extraña muerte del jardinero del antiguo Palacio del Amo, en Suances, se desarrolla una trama bien interesante en la que se entrelaza la búsqueda de una explicación científica a un suceso aparentemente paranormal. Como en los libros anteriores, el pueblo cántabro de Suances es muy protagonista y Valentina y Oliver avanzan un poco más en su relación, lo que atrapará a los seguidores y seguidoras de esta serie que esperemos que pronto tenga nueva aventura.

Entrelazadas con el argumento encontramos muchas referencias a clásicos como Henry James o Agatha Christie, lo que supone un homenaje evidente a la cultura. Y más concretamente, también está ese escritor misterioso que ha venido desde California al Palacio a inspirarse para terminar una novela, personaje en el que se conjugan todos los miedos y realidades de los que escriben.

No podría dejar de mencionar la magia que reside en los tres títulos de los libros de María Oruña, que se relacionan conformando una única historia: Porque todos tenemos un “Puerto Escondido” y siempre andamos buscando “Un lugar a donde ir” y que casi siempre coincide con “Donde fuimos invencibles”. Sobra decir lo mucho que os los recomiendo.

Nos sentíamos invencibles porque amábamos la vida. Sin pensarla como los ancianos, sin ignorarla como los niños. La juventud estaba en nosotros. ¿Qué más podíamos pedir?”

Ficha técnica

Título: Donde fuimos invencibles

Autora: María Oruña

Editorial: Destino

Año de publicación: 2018

Número de páginas: 414

Escrito por

Graduada en periodismo y enamorada de la lectura y la cultura. Porque leer nos hace mejores personas.

Un comentario sobre “Donde fuimos invencibles

Si te ha gustado este artículo y quieres dejar tu opinión, encantada de leerte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.