Entrevista Estela Moreno Bermúdez: “La mejor manera de llegar a los niños y niñas es a través de los cuentos”

Estela Moreno Bermúdez nace en Alcalá de los Gazules (Cádiz) aunque reside en Sevilla desde hace más de 20 años. Pedagoga, doctorando en Didáctica de las Ciencias Experimentales y Sociales, actualmente es madre de un niño de 8 años y apasionada del diseño de materiales curriculares y los cuentos infantiles. Ha trabajado elaborando materiales curriculares, como docente y ahora emprende su aventura como escritora e ilustradora de cuentos, su gran sueño.

Colabora en una Asociación de Mujeres Supervivientes de Violencias de Género de Sevilla. Ha impartido talleres sobre sensibilización y violencias de machistas en diversos C.E.I.P, Ampas, I.E.S y Asociaciones de Mujeres.

Ha trabajado para diversos organismos públicos y ayuntamientos, dentro de las actividades organizadas para trabajar la igualdad, la cultura y contra la violencia de género. Precisamente, esto fue lo que la llevó a escribir el cuento Pepuka y el monstruo que se llevó su sonrisa, que explica estos temas desde una óptica infantil, una tarea que no es nada fácil.

Pregunta (P): ¿Cuándo decides que tienes que explicar la violencia de género a través de un cuento como Pepuka?

Soy pedagoga y los cuentos infantiles y el diseño de materiales didácticos son mi gran pasión. Después de vivir una situación de violencia muy de cerca y colaborar en una asociación que ayuda a mujeres que han sufrido violencia de género, sentí la necesidad de hacer algo. Lo que más me gustaba eran los cuentos, así que eso fue lo que hice, aunar mi experiencia personal, mi profesión y mi pasión.

(P): ¿Cómo está siendo la acogida entre pequeñ@s y mayores?

La acogida que está teniendo el cuento es fantástica, maravillosa. Está siendo la experiencia más gratificante de mi vida. Los equipos docentes lo valoran como un cuento necesario, para ayudarles a trabajar una temática compleja y para la que existen muy pocos materiales. Los niños y niñas se divierten mucho con el cuento, con los personajes, empatizan con Pepuka y su historia. Al finalizar los niños y niñas se despiden con besos y abrazos a la muñeca.

La verdad que no me esperaba la respuesta tan positiva que está teniendo y sobre todo, que el mensaje que el cuento quiere transmitir llega, independientemente de la edad que tengan las personas que lo lean o escuchen.

También he tenido la oportunidad de llevar mi cuento a varias asociaciones de mujeres, comentarlo y analizarlo con ellas. Y he podido llevarlo a la Universidad, a la facultad de ciencias de la educación y analizarlo como recurso didáctico para trabajar la violencia de género desde la educación, con varios grupos de alumnos y alumnas de último curso del grado de magisterio.

Estoy muy contenta y la verdad que está teniendo una gran acogida y apoyo por diversas organizaciones públicas con las que me he reunido como: el Área del Igualdad del Ayuntamiento de Sevilla, Área de Igualdad de la Diputación de Sevilla, Área de Igualdad de la Diputación de Cádiz, el Instituto Andaluz de la Mujer, etc…

(P): ¿De dónde surge Pepuka?

Pepuka surge hace ya casi 6 años, en medio de una situación personal compleja y complicada para mí. Fue quizás la muñeca a la que me aferré y con la que canalicé mis sentimientos y emociones. Ahora con perspectiva y pasado el tiempo, puedo decir que ha sigo mi terapia. Pepuka y su proyecto educativo han ido creciendo y avanzando de manera paralela a mi desarrollo personal, han ido modelándose hasta llegar a convertirse en un cuento-proyecto para trabajar y concienciar desde la educación infantil la igualdad, el buen trato, las emociones, los valores y contra la violencia de género.

Hace ahora casi un año que cree el cuento. Ha sido como montar un puzle de estos últimos años, porque gran parte de las imágenes, los personajes ya los había creado y con el cuento han encontrado su sentido. El verano pasado fue cuando lo terminé y empecé a enseñárselo a mi grupo cercano. Fue supervisado por psicólogas, terapeutas expertas en violencia de género, profesoras de educación infantil y primaria.

He podido comprobar a lo largo de los talleres que he desarrollado, y por informaciones de mamis que los niños y niñas hacen suya la historia, la pueden llevar a su vida diaria, a sus circunstancias y les permite reflexionar sobre el buen trato, el respeto.

Después de comprobar la respuesta tan positiva, me animé a presentar el cuento a una editorial. Al final tuve que decidir entre cinco propuestas y finalmente el cuento fue publicado por la editorial Mr. Momo y presentado el pasado 19 de mayo.

(P): Pepuka no es solamente un libro infantil, sino que se concibe como un proyecto.

No es sólo un cuento infantil, es cierto que el formato lo parece, porque quería que también fuera apto para niños y niñas, pero es un proyecto educacional mucho más amplio. El cuento puede verse como un prisma, con diversas aristas, dependiendo de la edad, nivel educativo o circunstancias de las personas a las que se dirija en cada momento, se entiende de una u otra manera.

El cuento puede utilizarse para trabajar la violencia de género en educación infantil, primaria, secundaria, bachillerato; también puede ser usado como recurso terapéutico en grupos de mujeres que hayan sufrido violencia de género, les puede ayudar a entender el proceso de violencia, les permite empatizar con Pepuka y su historia. Al mismo tiempo es un cuento que puede ser un espejo y mostrar a personas que estén pasando por una situación de violencia y que no han llegado a ser conscientes.

Cuando una mujer vive una situación de violencia en la mayoría de los casos no es consciente, no se da cuenta y necesita que desde fuera se lo hagan ver. Creo que este cuento se va a convertir en un espejo para muchas personas y les va a mostrar señales que identifican situaciones de violencia.

(P): ¿Cuáles son las diferentes áreas de trabajo?

El cuento puede utilizarse para trabajar los valores, las emociones, el bullying, la violencia de género. Se puede trabajar en todos los niveles educativos y en todas las edades.

Para educación infantil 3 y 4 años, realizo el cuentacuentos con marionetas, con una pequeña adaptación del cuento y de su final.

A partir de 5 años y educación primaria, se realiza el cuentacuentos y posteriormente se comenta con los niños y niñas qué les ha gustado del cuento, qué les ha llamado la atención, etc… Se establece un pequeño debate dirigido para trabajar desde sus ideas los distintos valores y contenidos que aparecen en el cuento.

Para educación secundaria y bachillerato se plantea trabajar el cuento comentado. El cuento Pepuka y el Monstruo que se llevó su sonrisa habla de un proceso de violencia de género desde el principio hasta el final, permite recoger con metáforas muchas señales que identifican los roles y situaciones que se ponen en juego. La idea es comentar y reflexionar con los adolescentes todas estas cuestiones, para sensibilizar y prevenir las relaciones tóxicas, la violencia de género, se reflexiona sobre los mitos del amor romántico, etc…

(P): Otras de tus actividades son las de cuentacuentos y talleres de sensibilización y prevención de violencia de género. ¿Cómo se unen estas dos disciplinas?

Ambas disciplinas van directamente relacionadas. No entiendo hacer un cuentacuentos de Pepuka y no un pequeño y breve taller de reflexión con los niños y niñas o personas que lo escuchan. Creo que este cuento te hace reflexionar y pensar casi en cada página por la que se pasa.

(P): Escribir para los más pequeños y pequeñas es una tarea difícil donde las haya. ¿Cómo es el proceso de creación tanto de textos como de ilustraciones?

Hacía tiempo que quería hacer un cuento sobre violencia de género, pero durante un tiempo solo tenía la idea, pero no sabía cómo, ni qué hacer. Pensando un poco creo que el cuento llegó en el momento en el que estuve preparada para hacerlo.

Cuando surgió Pepuka es cierto que no tenía sonrisa, “se me olvidó” colocársela, era quizás el reflejo de mis sentimientos en aquel momento. Como me gustan tanto los materiales educativos, tenía láminas de colorear de Pepuka y mi hijo me decía “mama, te falta la sonrisa” y él se la pintaba.

Cuando decidí finalmente hacer el cuento, encontró todo su sentido y le dije: “cariño, vamos a hacer un cuento, para explicar por qué Pepuka no tiene sonrisa, y es porque un día un monstruo se la llevó”. Eso es lo que le da título al cuento y quizás lo que desencadenó en el resto de la historia.

(P): ¿Cuáles son los mecanismos y símbolos que empleas a la hora de hablar de un tema complejo adaptado a los niños y niñas?

El cuento de Pepuka cuenta la historia de una muñeca que un día pierde la sonrisa porque un Monstruo se la quita. Pepuka se enamora de un Monstruo y al principio todo es bonito, pero de pronto el Monstruo se enfada y la insulta y le dice cosas feas. Al final acaba llevándose la sonrisa de Pepuka. Pepuka emprende un largo viaje hacia la búsqueda de su sonrisa, junto a sus queridas maskotas que la acompañarán en este emocionante viaje.

El cuento tiene un lenguaje sencillo, tiene personajes divertidos, contiene todos elementos que debe contener un cuento infantil, el protagonista, el malo, los que ayudan a la protagonista, presenta un problema que finalmente se resuelve. Tiene unos colores y composición que llama mucho la atención y hace que los niños y niñas empaticen.

La muñeca Pepuka
La muñeca Pepuka

(P): La sonrisa es lo que marca la felicidad o la infelicidad de una persona. ¿Qué le pasa a Pepuka con ella? ¿Por qué la pierde?

Pepuka es una muñeca que vive feliz y contenta junto a sus maskotas. Un día se enamora de un Monstruo del que se enamora. Al principio Pepuka estaba feliz, pero poco a poco esa situación empieza a cambiar, el monstruo se enfada y le dice cosas feas, Pepuka cada vez está más triste y el Monstruo cada vez más enfadado. Ella llega un momento que hace cualquier cosa que le pide el Monstruo para que no se enfade ni deje de quererla, al final el Monstruo acaba llevándose la sonrisa de la muñeca.

Es una metáfora que puede representar muchas cosas, cada persona que lea el cuento seguramente le dará un sentido u otro. La idea era representar que en una situación de violencia se pierde la voz, la sonrisa, la autoestima, etc…

En los talleres los niños y niñas de primaria llegan a identificar la sonrisa con la felicidad.

(P): ¿Va a continuar Pepuka con más aventuras educativas?

Claro que sí, me encantaría seguir con sus aventuras. Ya estamos trabajando en dos nuevas propuestas educativas. Pepuka irá siempre relacionada con valores educativos, problemáticas sociales necesarias de abordar desde la educación y desde los cuentos.

(P): Dada tu pasión por los cuentos infantiles, ¿nos puedes recomendar autor@s y títulos que difundan valores?

Me gustan mucho los cuentos que desmitifican los roles y estereotipos, que trabajan la igualdad, la diferencia. Creo que actualmente hay grandes cuentos que abordan estas temáticas tan necesarias, por ejemplo Qué aburrido es ser una princesa rosa, La princesa listilla, Orejas de Mariposa, Un pellizco en la barriga, La cenicienta que no quería comer perdices, Elmer, Te quiero a veces y mi cuento preferido es El Principito, que en alguna ocasión han comparado a Pepuka con él, por la sencillez en sus mensajes.

(P): ¿Cómo podemos ayudar a que el cuento de Pepuka se conozca en todos los colegios?

Pues compartiendo su historia, llevando su proyecto a los centros educativos e invitando a Pepuka y sus maskotas a visitar a los niños y niñas.

El cuento de Pepuka tiene incluida una guía didáctica que ayuda a padres/madres a equipos docentes a trabajar y reflexionar con el cuento. Y si quieren que Pepuka y sus maskotas acudan a su centro y realicen el taller y vean el cuento proyectado, pues que le escriban un correo a info@pepuka.es

(P): Es evidente que eres una persona que crees que los libros y la educación pueden cambiar el mundo, ¿no es así?

Totalmente, creo en la educación, en la educación desde la base, desde las primeras etapas de la vida. Esta es la razón por la que he planteado el cuento de Pepuka y el Monstruo que se llevó su sonrisa. La tendencia para trabajar la violencia de género hace unos años era a partir de secundaria y bachillerato. Creo que con un material y palabras adecuadas se puede abordar cualquier temática desde la educación infantil.

Mi objetivo con el cuento de Pepuka es aportar mi granito de arena para conseguir una sociedad más justa e igualitaria, libre de violencias, que los niños y niñas sepan identificar cuando alguien no les trata bien y en esos casos que sean qué hacer y a quien acudir.

Creo que el mejor instrumento para cambiar el mundo es la educación y la mejor manera de llegar a los niños y niñas es a través de los cuentos.

Escrito por

Graduada en periodismo y enamorada de la lectura y la cultura. Porque leer nos hace mejores personas.

Si te ha gustado este artículo y quieres dejar tu opinión, encantada de leerte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.