Entrevista Christopher Pollinini: “Hay que alimentar la imaginación con pinturas, olores y sabores”

Christopher Pollinini, autor de "Cuatro muertos más para el desierto"
Christopher Pollinini, autor de “Cuatro muertos más para el desierto”

A día de hoy he leído algunos thrillers, pero puedo decir que en ellos destacaba más la acción que la ambientación, tendencia que se rompe con Cuatro muertos más para el desierto, de Christopher Pollinini, donde las descripciones nos sitúan en una atmósfera tan trepidante como la misma acción. Parecería que estamos delante de la pluma de un autor con varios libros a su costado, pero no, lo que incrementa aun más su valía. Christopher Pollinini es ingeniero químico, nacido en Estados Unidos aunque con descendencia italiana y española, que publica su primera obra con Ediciones Altera, y lo hace sorprendiéndonos aunque él reconozca que si esta no acaba despegando terminará haciendo punto. ¿Quieres conocerlo?

Pregunta (P): ¿Quién se esconde detrás de nombre de Christopher Pollinini, además de un ingeniero químico nacido en Estados Unidos, pero con descendencia italiana y española?
Un patoso con la cocina… aunque pocos han tenido el gusto de entender el gusto de mis spaguetti alla banana, la verdad. También me definiría como un lector ávido y un buen cuentista. Además de un gran olvidadizo, sin duda; y dicen por ahí que un poco parlanchín. ¡Pero mienten!

(P): ¿Qué te ha llevado a la escritura y a elegir el tema del contrabando y la independencia del Sáhara para una primera novela como Cuatro muertos más para el desierto?
La Transición es un tema conocido dentro y fuera de España, pero poca gente recuerda las provincias del Río de Oro y Saguía el Hamra. Incluso entre los españoles hay desinformación, y aún menos libros sobre aquello. El país perdió el 40% de su territorio en unos meses pero pasó casi desapercibido debido a la importancia de la muerte de Franco. Es fascinante. Una obra con ese trasfondo era inevitable.

(P): En tu novela vemos como las descripciones de los ambientes son muy importantes para la creación de una atmósfera que favorece el recorrido del thriller, ¿eras consciente desde el comienzo de que querías conseguir este resultado?
Sí. No busco descripciones largas o excesivamente líricas… más bien veraces, concisas y viscerales. Cuando escribes sobre lugares que el lector no conoce hay que alimentar su imaginación con pinturas, olores y sabores, todo junto. En mi opinión, la acción y la intriga envuelve más si la arquitectura del texto es estable.

Portada-Cuatro-muertos-RGB(P): La sed de venganza se persigue en todo el libro, en el que todos los personajes se mueven por lo que les conviene, ¿no tienes confianza en el ser humano?
¡Vaya! Mi madre dice lo mismo… te respondo lo mismo que a ella: la venganza es una parte incívica de nosotros mismos, y como parte es una pieza más del todo que nos conforma. Sí, somos capaces de la venganza; pero también podemos amar, odiar, crear, imaginar y hasta cocinar (eso último sólo a veces). En esta historia como en tantas otras, los personajes se sirven de sus experiencias para actuar en consecuencia. Es de esperar que los de vida más dura sufran reacciones más escoradas.

(P): ¿Cómo surge esta historia en la que tenemos elementos tan conocidos como la independencia del Sáhara, la muerte de Franco, pero otros tan desconocidos como la Mafia Tetuaní?
Con tres cosas: Documentación, tiempo y ganas. Muchas ganas.

(P): ¿Eres de los que piensas que la realidad se explica por sí sola o que es necesaria la literatura y, más concretamente, el thriller para contarla?
Mmmm…. la realidad se puede contar de varias maneras: vista directa, televisión, teléfono, whatsapp… un thriller es una entre tantas. Sin embargo, ese último tiene una cadencia especial porque permite vivir otra vida, sentir sensaciones alejadas al abanico acostumbrado y visitar lugares que nunca veremos. La imaginación es un método de transporte poderoso, y con un libro funciona mejor.

(P): Debido a tu experiencia como viajero y a que has residido ya en varios países, ¿cuál es tu percepción de la situación de la novela negra/policiaca/thriller en el mundo?
¡A quien me escuche! España tiene un gran potencial y no lo exporta. Las estanterías de Alemania y Francia están sedientas de persecuciones en Madrid, de poemas gallegos e historias andaluzas. ¿Dónde están, sino en vosotros, las ganas de mostrarlas? Arriesgad, comenzad un libro… ¡traducidlo!

Uno de los paisajes del Sáhara donde se desarrolla la novela en 1975
Uno de los paisajes del Sáhara donde se desarrolla la novela en 1975

(P): ¿Tus libros y autores de cabecera son del género thriller?
Si te digo que mis libros de cabecera no me crees. O peor aún, me crees y quedo fatal. Tengo ahora mismo en la mesilla de noche “International Managerial Economics” de PNG y “Organisational Behaviour for dummies”. Supongo que me ayudan a dormir.

(P): “El pasado siempre vuelve cuando uno menos se lo espera”, escribes. ¿Es esta entonces una novela en la que demuestras que todo lo que hagamos puede tener consecuencias en el futuro, o no eres tan pretencioso?

Has dado en el clavo;  estoy seguro de que todo lo que hacemos tiene consecuencias en el futuro, para bien o para mal. Espero que eso no sea pretencioso. Esa frase que has cogido del libro me recuerda a un viejo tango que resume muy bien lo que pienso y lo que acabas de decir. Déjame copiártelo:

Tengo miedo del encuentro
Con el pasado que vuelve
A enfrentarse con mi vida.

Tengo miedo de las noches
que, pobladas de recuerdos,
Encadenan mi soñar.

Pero el viajero que huye,
Tarde o temprano
Detiene su azar.

Y aunque el olvido,
Que todo lo destruye,
Haya matado
A mi vieja ilusión,

Guardo escondida
Una esperanza humilde,
que es toda la fortuna
De mi corazón.

(P): ¿Cómo está siendo la acogida de este libro?
Estoy bastante sorprendido; no me esperaba que comenzara a despegar así. Espero que se venda y creo que si merece la pena lo hará. Y si no merece la pena, pues me dedicaré a hacer punto.

(P): En este libro me ha llamado especialmente la atención esta cita en boca de Alberto Correa: “Volvería a Barcelona, pero no al Raval. En ese barrio he vivido solo una tristeza tras otra y necesito un cambio”. En ella se nota la decadencia del personaje y también de este barrio con mucha presencia en el libro, ¿nos podrías hablar de tu experiencia en él?
Diría que el Raval del libro es una buena metáfora de Alberto Correa. Cuando él vivía en el barrio, los dos, el barrio y él, eran pobres pero inocentes. Luego, a medida que el dinero y la avaricia los corrompió, se alejaron del núcleo de su juventud. Evolucionaron, crecieron… se adaptaron. Es algo duro, inevitable… casi triste. ¿No crees?

(P): ¿Estás embarcado en algún proyecto literario nuevo que nos puedas contar?
Sí, está perfilándose. De todas formas, me gustaría ver la acogida de Cuatro muertos más para el desierto antes de dedicarme a ello más seriamente. Lo dicho, quizás me da por hacer punto.

Escrito por

Graduada en periodismo y enamorada de la lectura y la cultura. Porque leer nos hace mejores personas.

Si te ha gustado este artículo y quieres dejar tu opinión, encantada de leerte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s