Holden Centeno, ese joven que cuenta su historia de amor real con la chica de Los Planetas
Holden Centeno, ese joven que cuenta su historia de amor real con la chica de Los Planetas

Los finales felices están sobrevalorados. Todos y todas queremos en el fondo esos finales de cuento de hadas que nos han contado desde bien pequeños y que continúan a lo largo de la literatura y el cine, ofreciéndonos una idea siempre edulcorada de la vida, de la existencia. Holden Centeno, conocido por su historia narrada en La chica de Los Planetas, no cree en los finales felices, por eso se embarcó por segunda vez en la narración de sus experiencias tras la publicación del libro de su historia de amor y de cómo ella desapareció y apareció en continuas ocasiones, sin darle nunca una respuesta clara de lo que hacer con sus sentimientos.

“Me gustaría ser yo y que me quisieras así, tal cual, sin añadidos. Sabiendo que sabes que soy los trozos que me has dejado y que ya nunca seré los que te llevaste, que soy algo (ni siquiera algo valioso) que espera que un día, aunque sea por error, me lleves contigo”.

Tras emocionarnos con esa historia real, narrada desde la más absoluta sinceridad y con un lenguaje literario y de la calle a partes iguales, Holden Centeno (un seudónimo) saca lo mejor de su historia con “la chica de Los Planetas” para contarnos con pelos y señales cómo se conocieron, lo que construyeron juntos, los sueños que tenían, y de cómo estos se ven truncados por la indecisión de ella. A partir de ahí, y tras el desengaño, comienza a redactar un blog con todo lo vivido el cual, tras el notable éxito, se convierte en libro. Hasta aquí es el tema de la obra que lo catapultó a la fama: La chica de Los Planetas. Aunque no tenía pensado escribir una segunda parte, porque creía que la historia estaba culminada, lo cierto es que sus lectores/as le pedimos una segunda parte, y por eso nos narra en 365 días con la chica de Los Planetas el año que va desde abril de 2014 hasta mayo de 2015 aproximadamente. Holden Centeno nos sumerge en la historia sin saber ni él mismo cómo acabará tras la ‘vuelta’ de la chica de Jaén, de la chica de Los Planetas, de esa joven de pelo larguísimo que lo volvió loco desde que en la Facultad de Derecho había visto su Blackberry con la portada de un disco de Los Planetas.

Si en el primer libro me había sentido desbordada, y con resaca literaria durante un tiempo debido a la historia tan real y verdadera y al sentimiento de que no todo el mundo vive algo tan bonito, en esta segunda parte me he visto rota por momentos. He sentido más que nunca, he vivido la vida de  Holden durante cuatro días, y aunque quería que el libro me durase en las manos más tiempos, no podía parar de leer y querer conocer si “la chica de Los Planetas” aceptaría para siempre a Holden.

“Echar de menos es un arte; hay que saber llevarlo en silencio y morir cuando haga falta”.

Más allá de la historia de amor, el autor nos habla de lo que significó para él el éxito conseguido, de cómo hizo algo grande solo por haber vivido esta historia de amor con ella, de sus quedadas con ella, de sus apariciones y desapariciones, y del vaivén de su mente. Porque Holden es un chico que ante todo desborda paciencia, esperanza de que un amor como el sentido pueda lograr ser finalmente su día a día, su futuro. Pero aquí nada es lo que parece, sufrimos, bajamos a los infiernos, y de repente volvemos a tener esperanza, a ver luz al final del túnel. Son sentimientos a flor de piel, a través de los cuales he visto cómo por amor se hacen muchas cosas buenas pero también cómo por él se batalla en torno a la indecisión, el egoísmo, ese querer y no poder, ese miedo y ese arrepentimiento por lo que pudo ser y no fue.

Holden plaga sus historias de música
Holden plaga sus historias de música

Me gusta como Holden describe realmente sus novelas: son de amor y no de desamor. En la primera eso está más claro, aunque en la segunda vamos asistiendo poco a poco a esa sensación de desamor, que lleva a que el autor escriba a menudo como una forma de lograr una catarsis, que le permita empezar algo nuevo, y no ser catalogado solamente por escribir estos dos libros acerca de esa chica que le robó el corazón. Gracias a estas novelas, conocemos a un autor que desnuda su alma, sus gustos musicales y literarios, sus obsesiones y su cotidiano, para dárnoslo envuelto en la mejor literatura que combina la de Paul Auster, Salinger y Charles Bukowski.

En esta obra, de casi 600 páginas, Holden dice adiós a terceras partes de esa historia de amor. Y nos habla de ello directamente, de cómo el personaje se empieza a comer a la persona, y de que toda historia tiene un final, aunque éste no siempre sea de cuento de hadas. Además, tiene muy en cuenta a los lectores, por lo que incluye cuatro correos electrónicos en los que las personas le hablan de lo que su historia les hizo sentir, de cómo les marcó.

Esta es una despedida de “la chica de Los Planetas” aunque esperemos que no de este autor, que se ha convertido en uno de mis imprescindibles. Solo deseo que todo te vaya bien Holden. Gracias por hacerme sentir tantísimo con una historia tan real y literaria a la vez.

“Esto es una despedida, insisto, y solo espero que el lector disfrute de alguna manera la lectura que le queda y trate de aprovecharla pero sobre todo de sentirla como yo la he sentido al escribir todas estas páginas. Tomad mis palabras como si fueran cuchillos y dejad que se os claven en el alma”.

Ficha técnica

9788483657935Título: 365 días con la chica de Los Planetas

Autor: Holden Centeno (seudónimo)

Año de publicación: 2015

Editorial: Suma de Letras

Número de páginas: 593