Ser mar o lago

Nos faltó nuestro mar. Las lágrimas que habíamos derramado por la inconsistencia de un amor que quería ser y no fue, no tenían ansias para construir ni tan siquiera un mísero lago. Esos “te amo” dichos a contraluz después de un polvo no garantizaron que la unión de los cuerpos cuajase como lo hacen las letras de un poema de Benedetti.

Y, por mucho que leyesen obras de arte, la suya no iba a ser más que una gota en el vaso lleno de agua. Que no era lago, ni tampoco mar. Era ilusión, pero eso no bastaba. Más bien llegó un momento en que sobró.

Foto de Edward Weston
Foto de Edward Weston

Escrito por

Graduada en periodismo y enamorada de la lectura y la cultura. Porque leer nos hace mejores personas.

2 comentarios sobre “Ser mar o lago

Si te ha gustado este artículo y quieres dejar tu opinión, encantada de leerte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.