Günter Wallraff: Con los perdedores del mejor de los mundos

wallraff 2
Günter Wallraff, el periodista indeseable. Fuente: Elpais.com

Quizás sea este el libro con el título que mejor resume la labor del periodista alemán, el periodista indeseable, Günter Wallraff, la cual le jugó ciertas malas pasadas. Pero nunca cesó en su actividad de vivir el periodismo con una función social llevada al límite, una preocupación constante por los abandonados por el sistema.

Para contextualizar un poco la vida de este periodista, hay que recordar que nació  el 1 de octubre de 1942 en Burscheid, cerca de Colonia, ciudad dónde va a desarrollar muchas de sus investigaciones. Trabajó como librero después de la escuela, actividad que tuvo que abandonar para hacer el servicio militar. Pero, en el ejército, consciente ya de ciertas injusticias, se negó a realizar ningún servicio de armas, experiencias que narró en sus libros Mein Tagebuch bei der Bundeswehr (Mi diario en el ejército) y Von einem, der auszog und das Fürtchen lernte (De uno que se fue y aprendió lo que era el miedo).

A mediados de los setenta comenzó sus investigaciones periodísticas, poniendo de relieve las injusticias del capitalismo feroz y el sufrimiento de los trabajadores en empresas dónde la cadena de montaje era el sistema imponente. Muchos seres humanos eran (y son) esclavos de otros que hacen sus mayores fortunas. Estos reportajes fueron aunados en dos libros, quizás los más importantes: Cabeza de turco (1985) y El periodista indeseable (1966). Estos libros gozaron de importantes buenas críticas pero también pusieron a Wallraff en el punto de mira. Y es que la sociedad, mejor dicho los dirigentes, no quieren a nadie que se oponga al sistema.

Con los perdedores del mejor de los mundos (2010) Wallraff nos deja bien clarita esa dualidad del capitalismo desde sus inicios hasta la actual crisis, en que sus efectos se incrementan entre los menos valientes. La metáfora que é emplea es: en un mundo feliz siempre hay quién (o quienes) sufren las terribles consecuencias.  Fiel a su estilo, el libro recoge ocho reportajes dónde se observa, como siempre, una constante crítica al modelo capitalista y una acérrima defensa de los derechos humanos (especialmente de aquellos marginados). A esto hay que añadir la toma de conciencia por parte del autor, que deja a un lado la objetividad para tomar partido y no pecar de imparcial ante causas injustas: al final de cada reportaje encontramos una valoración y un punto de vista, dónde el autor deja entrever sus juicios para que el lector sepa sin tapujos cuál es su ideología (eminentemente izquierdista).  Por este motivo fue tachado de “agente del Este”, “ayudante de terroristas” o “comunista clandestino”.

Dentro de este libro todos los reportajes son espeluznantes pero sorprenden mucho los dos primeros: “Negro sobre blanco” y “Bajo cero”, dónde el periodista de pone en la piel de un inmigrante de raza negra y de un indigente para llegar a conocer de primera mano lo triste que es su vida en una sociedad que sigue siendo xenófoba e intolerable ante ciertas realidades. Pero “las verdades duelen”.

A raíz de sus investigaciones, en 1987 sale el libro Inspección de actas. Informe sobre la situación política de la Defensa del Estado, dónde el mismo Wallraff recoge todos los documentos de sus acusaciones y los intenta explicar. Resulta espeluznante saber hasta qué punto en incongruente la Democracia con lo que realmente se hace en nombre de ella. Después de pasar catorce meses en una cárcel de Grecia acusado de levantar tensiones antinacionalistas, su despacho fue incendiado además de ser sometidos a escuchas telefónicas entre los años 1977 y 1979. Los derechos fundamentales quedan muy bien sobre el papel, pero a la hora de la verdad lo que vale es el poder.

Pero él sigue empecinado en que con el periodismo se puede cambiar el mundo, algo común en todos los practicantes del periodismo gonzo como pueden ser Antonio Salas o Hunter S. Thompson (el iniciador de esta corriente). Esta forma de trabajar es definida así por Wallraff: “Mi herramienta de trabajo y mi forma de expresión como escritor y periodista es no dar informaciones de segunda mano o de oídas, sino reproducir preferentemente en mis publicaciones aquello que yo antes haya vivido o de lo que haya sido testigo y de lo que yo mismo pueda garantizar”.

En una sociedad tan desarrollada, los ganadores no ayudan a los perdedores y es triste llegar a la conclusión de que estemos en Alemania, en España o en Francia la situación no cambia tanto. El periodismo puede actuar como arma de control y por eso es tan necesario en una democracia.

“Viviremos en una verdadera Democracia sólo cuando todas las trabas, estorbos y trapicheos de secretos de estos funcionarios puedan ser controlados por una prensa consciente de su responsabilidad”: Günter Wallraff

Ficha técnica

wallraff Título: Con los perdedores del mejor de los mundos

Autor: Günter  Wallraff

Colección: Crónicas

Editorial: Anagrama

Nº de páginas. 360

Precio: 21,50 euros

 

Escrito por

Graduada en periodismo y enamorada de la lectura y la cultura. Porque leer nos hace mejores personas.

Si te ha gustado este artículo y quieres dejar tu opinión, encantada de leerte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.