La fiebre de la literatura de Sarah Lark llegó a mí y lo hizo para quedarse. Después de escuchar tantas veces hablar de sus sagas y de ver tantos escaparates en supermercados y librerías, con esas portadas que me intrigaban y me trasladaban a territorios imaginarios, decidí comenzar En el país de la nube blanca (2011), el primer libro de una trilogía sobre Nueva Zelanda y la conquista del oro y la ganadería ovina de los ingleses en ese territorio en el que nace una oposición entre maoríes y colonos.

Christine Gohl adopta el pseudónimo de Sarah Lark en la escritura
Christine Gohl adopta el pseudónimo de Sarah Lark en la escritura

La historia que nos cuenta la autora alemana (su nombre real es Christiane Gohl) es la de dos mujeres de ambientes diferentes que parten de lugares de Inglaterra hacia Nueva Zelanda, ambas para casarse con hombres que no conocen. Por una parte, la institutriz Helen recibe el anuncio para casarse en Nueva Zelanda y, tras una breve correspondencia, parte para casarse con un granjero, y Gwyneira, de familia noble, se embarca para cumplir con la apuesta que su padre había perdido con el magnate de la lana Gerald Warden: ser la esposa de su hijo Lucas y darle un heredero. Ambas mujeres abandonan su hábitat para irse a una tierra desconocida y allí vivirán unos hechos duros y una continua oposición entre el amor y el odio por parte de los personajes, encarnando éstos los prototipos de toda saga familiar: el bueno, el malo, el traidor, el alma romántica…

Esta primera novela engancha al lector, lo traslada a esa época de la fiebre del oro y la cría de ovejas y la trasquilación de su lana. Eso acontece en el año 1852, y la autora optó por situarlo en el país de los maoríes debido a que ella había sido allí guía turística durante algunos años, aunque ahora resida en Almería donde cuida a quince caballos, especie animal que también tiene mucha presencia en El país de la nube blanca. Y la fórmula del éxito reside en la capacidad para combinar la documentación y la historia con la aventura de los personajes, y la narración fluye con un lenguaje sencillo que nos permite desconectar completamente del mundo e irse hacia esa Nueva Zelanda. Esta historia continúa con La canción de los maoríes y El grito de la tierra, constituyendo una trilogía de la que se suena que será llevada a la gran pantalla o a una serie de televisión, aunque aún no se sabe nada concreto. Por ahora seguiremos leyendo los siguientes.

Ficha técnica

9788466646710Título: El país de la nube blanca

Autora: Sarah Lark

Editorial: Ediciones B

Año de publicación: 2011

Número de páginas: 752