Un Muñoz Molina en la mili

Cuando yo iba en segundo de bachillerato, con la presión de la selectividad ahí, leíamos uno de los libros obligatorios para el examen de lengua: Plenilunio (1997) de Antonio Muñoz Molina. Confieso que la historia narrada me gustó mucho a pesar de su dureza, pero más allá de un buen libro, aún no controlaba la magnitud del autor al que estaba leyendo, el que es según los expertos uno de los grandes de la narrativa contemporánea española.

Hoy, casi cinco años después, con la madurez literaria más amplia, acabo Ardor guerrero (1995) del autor al que en 2013 concedieron el Premio Príncipe de Asturias de las Letras. Y lo leo con la certeza de que sus palabras son las de un maestro, aunque en este libro no empatice tanto.

Antonio Muñoz Molina en su época de la mili
Antonio Muñoz Molina en su época de la mili

Ardor guerrero fue escrito por un Muñoz Molina ya curtido que quiso voltear la vista a sus años de la mili, allá en un campo de Victoria por 1979. El autor describe sin tapujos el miedo que sintió durante toda esa etapa, primero como militar y más tarde como escribiente, y ese calendario en el que todos los “conejos” (apelativo con el que los veteranos denigraban a los novatos) tachaban los días que les restaban para irse a casa. Este libro se convierte en el paño de lágrimas de un Molina que leía a escondidas esos libros de Borges, John Le Carré o Juan Carlos Onetti, y que tenía una carrera universitaria que pensaba que lo iba a liberar del servicio militar.  Es su libro más personal e intimista, donde relata sus rifirrafes con sus enemigos y su amistad con personas como el fonsagradino Pepe Rifón, teniendo siempre en cuenta ese cambio de época hacia los convulsos años 80 con la conciencia de quién pasó por ellos:

“No era sólo otra década, era otra época en la que vivíamos, si uno lo piensa desde la distancia de ahora, lo mismo en los cuarteles que en el mundo exterior”.

“En los ochenta el tiempo iba a adquirir una rapidez y una fugacidad de moda indumentaria, de éxito de canción pop, de fulminante especulación financiera, de juventud recobrada y perdida en el curso de un adulterio cuarentón. La unidad de tiempo iba a ser el parpadeo de un videoclip, el relámpago de la sonrisa de un estafador, la pulsación de una computadora transmitiendo en el instante justo una orden de compra o de venta de acciones trucadas {…} En los ochenta todo sería tenue y rápido, perecedero y brillante como un envoltorio de regalo: en el cuartel todo era espeso e interminable, la mili y el invierno, el aburrimiento y la lluvia”.

Con el compromiso y la crítica social que tanto lo caracteriza, el autor jienense destapa el cinismo de los tiempos inmediatamente posteriores a la firma de la Constitución de 1978. Y es que, de una parte España intentaba progresar y dejar atrás el lastre de la Guerra Civil y el franquismo y, de la otra, la mili se convierte en su costumbre más retrógada que no se elimina por ley hasta el 2001.

Un gran testimonio, las memorias de esa etapa de la vida que tanto lo marcó, con amplias descripciones de ambiente y con el argot propio de la mili: petate, conejo, bisabuelo, “A mi me jodería” o “Te cagas” son solamente una pequeña parte. Para las personas que no han vivido esta experiencia el aprendizaje resulta mayor, ya que por ejemplo en mi caso cuando pienso en el servicio militar únicamente me pasan por la cabeza esas dos fotos de mi abuelo y mi padre con el traje verde oscuro y esa gorra peculiar con la cual todos los jóvenes desde 1975 hasta 2001 quedaron inmortalizados.

Ficha técnica

descargaTítulo: Ardor guerrero

Autor: Antonio Muñoz Molina

Año de publicación: 1995

Año de edición: 2008

Editorial: Punto de Lectura

Número de páginas: 383

Escrito por

Graduada en periodismo y enamorada de la lectura y la cultura. Porque leer nos hace mejores personas.

Si te ha gustado este artículo y quieres dejar tu opinión, encantada de leerte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.