Un carpe diem infinito

Las tazas de té que añoraba todas las mañanas eran las que le recordaban que los amores adolescentes no vuelven. El sabor de lo iniciático y de esos abrazos en medio de dos polvos habían sido los causantes de la vitalidad de un amor que duró mientras fueron jóvenes.

Y el día en que ella se levantó y vio su rostro lleno de las marcas de la vida recordó que esos primeros amores le habían enseñado a ser puta, a buscar en el cuerpo las sensaciones con sabor a dulce y salado, los orgasmos de la experiencia. La vida se conseguía con un puñado de esas caricias. Ella era una de esas amantes de Florentino Ariza en El amor en los tiempos del cólera. ¿Y por qué no? Se sentía hasta única.

images (1)

Escrito por

Graduada en periodismo y enamorada de la lectura y la cultura. Porque leer nos hace mejores personas.

Si te ha gustado este artículo y quieres dejar tu opinión, encantada de leerte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s