La infancia y la vejez se asemejan en sus metas. Escribir al final de la existencia. Cuando la premura del tiempo te lleva, queriendo atrapar los últimos instantes. Y cuando esos momentos influidos por una enfermedad mortal, los sentimientos se amontonan en un corazón que no es capaz de soportar lo que fue. Porque el corazón no sólo es un músculo, sino el causante de todo lo que acontece en nuestra alma y conciencia.

Cartier Bresson y el instante ideal
Cartier Bresson y el instante ideal

Donde el corazón te lleve de Susanna Tamaro (1994) es una historia de amor, pero del amor en todas sus vertientes; Olga es una abuela que escribe a su nieta en el período de un mes. Y en ese espacio cuenta los arrepentimientos de una vida y los amores a lo largo de ésta. Una sensación de rendición de cuentas.

Al comienzo, los sentimientos caminan hacia la infancia, la de su nieta y sus momentos vividos en el jardín de la inocencia, y la querencia de regreso a ese tiempo. La vejez y la niñez quieren ligarse al final, en un afán retroactivo.

No sabemos si la nieta va a leer estas cartas, aunque nos da la impresión de que con nuestra lectura, Olga se sentirá mejor, más escuchada. Y es que la escritora italiana construye en este libro epistolar una reflexión sobre el amor y las relaciones humanas con una maestría tal que es difícil no sentirse identificado. Los errores al final de la vida, la inocencia y su mantenimiento, pero también el que será el futuro al final de un inminente siglo. El cuestionamiento sobre el qué será, incierto, dónde sólo se puede analizar con la vista vuelta atrás. Estas cartas constituyen una medicina contra la inmortalidad.

Las primeras cartas hablan de calma, aunque los hechos se agolpan a medida que el tiempo vuela. Los pensamientos son infinitamente más rápidos que el fluir de la pluma. Y la lectura también se nos acelera.

Donde el corazón te lleve es la búsqueda de uno mismo, el amor a través de los recuerdos.

“Luchar por una idea sin  tener una idea de uno mismo es una de las cosas más peligrosas que se pueden hacer”.

Y a final de todo, una frase que nos lleva al inicio del libro, a su titular mismo, en una especie de novela circular con un estilo conciso y de metáforas culinarias:

“Quédate quieta, en silencio, y escucha a tu corazón. Y cuando te hable, levántate y ve dónde él te lleve”.

Un libro recomendable, de exploración de nuestras vidas, al estilo de O derradeiro libro de Emma Olsen de la gallega Berta  Dávila o de El Principito de Saint- Éxupery, al que nos lleva cuando nos hala de la domesticación del zorro como una alegoría clara del nacimiento de las amistades.

Ficha técnica

descargaTítulo: Dónde el corazón te lleve

Autor: Susanna Tamaro

Editorial: Booket

Año de edición: 2007

Año de publicación: 1994

Nº de páginas: 187