Anna Karenina da nombre a un síndrome

En mi hábito como lectora, cada día me vuelvo más exigente y es por ello que me impongo la lectura de ciertos clásicos considerados obligados. Esta tarea ardua nunca culmina ya que a medida que leemos más nos queda por leer aún. ¿Qué os voy a contar que no sepáis? Pero se intenta.

Leer Más

Caen las hojas en Jerusalén…

Amo las palabras, y amo más cuando éstas sirven para expresar sentimientos humanos, y aún mejor si tras las descripciones de ambientes y ciudades están las sensaciones que nos preocupan como personas. Amos Oz construye en Mi querido Mijael (1968) la tristeza de Jerusalén, que inevitablemente contagia a los personajes que en ella habitan.

Leer Más

Madame Bovary, la realidad y los sueños

Madame Bovary hace gala a la clasificación de pertenecer al realismo del XIX ya que las         descripciones son minuciosas y detalladas y el lector avanza en esa época y en esos lugares dónde se desarrolla la acción como si fuese el suyo propio. Llega a conocer los escenarios como si él […]

Leer Más