Homenaje a las mujeres de Santoña (Fuente: Libros.com)
Homenaje a las mujeres de Santoña (Fuente: Libros.com)

Periodismo es recuperar las historias que quedan sepultadas detrás de los grandes acontecimientos, periodismo es no olvidar nunca las raíces y los orígenes de nuestros pueblos. Estas premisas son las que están detrás de un libro que hoy llega a mis manos de una forma muy especial. Se trata de Sobadoras de anchoa, y no es un libro cualquiera, sino que en él se recopilan las vivencias de muchas mujeres que trabajaron y trabajan en las factorías de conservas del pueblo cántabro de Santoña.

El libro incluye imágenes en primer plano de cada una de las protagonistas, que fueron fotografiadas delante de las paredes de las fábricas que durante muchos años alimentaron con su trabajo y tesón. Y está publicado después de haber conseguido más de quinientos apoyos en la campaña de crowfounding lanzada por la editorial Libros.com, en la que no dudé en participar.

Sobadoras de anchoa llega a mis manos y mientras recorro sin descanso sus historias, siento como si estas mujeres me hablases en una cafetería, o en un descanso de sus ajetreados trabajos. Esperanza, Cuca, Nati y Amparo, Carminín, Silvia, Pili, Bea, Ana maría, Carmina, Tilde, Vero, Eva, Loli, Marina, Chari, Lauri, Encarna, Charo, Loli, Josefa, Rosa, Juani, Maite, Montse, Lola, Veli, María, Puerto, Loli, Lidia, Matilde, Rosi, Pili y Miluca nos cuentan sus historias, las anécdotas que vivieron como sobadoras de anchoa, y nos remontan a los orígenes de una tradición que levantó todo un pueblo y creó su principal fuente de economía: las anchoas y demás conservas.

Es Santoña un pueblo costero de Cantabria cuya fuente de riqueza es la presencia de factorías que preparan las conservas más famosas de España, y en esta consideración tienen un papel protagonista las mujeres, las cuales levantaron las economías familiares, mientras sus maridos faenaban en la mar.  El matriarcado santoñés, se dice en este libro, que contiene textos de Raúl Gil, Mada Martínez y Alejandro Salgado, e imágenes de Jon Astorquiza del Val.

Mientras leía (y escuchaba) a estas mujeres no cesaba de pensar en lo necesario que es que estas historias se dejen escritas para la posteridad, porque forman parte de la idiosincrasia de un pueblo y de cómo llegamos a una determinada forma de vida.

La conserva de la anchoa es el tema de este libro
La conserva de la anchoa es el tema de este libro

Sobadoras de anchoa es un libro necesario, un homenaje que se sitúa entre la historia y el periodismo. En él se refleja la historia de un pueblo contada a través de sus protagonistas, de esas mujeres que honran un oficio que se transmitió de generación en generación.

“Vidas de sacrificio y esfuerzo, de privarse de todo para dárselo a su familia, de soportar larguísimas jornadas laborales en condiciones muy duras. Mujeres de cuyos labios salen las quejas justas, pero abundantes recuerdos de amistad con sus compañeras y amor a un trabajo del que se sienten orgullosas”.

Vivencias de mujeres pioneras, de las que siguieron con un oficio familiar, de las que se aventuraron a formar su propio negocio, y de las que defendieron siempre que un producto tiene mayor calidad cuanta mayor es el mimo puesto en él.

Ficha técnica

libro sobadoras de anchoaTítulo: Sobadoras de anchoa

Textos: Raúl Gil, Mada Martínez y Alejandro Salgado

Fotografías: Jon Astorquiza

Editorial: Libros.com

Año de publicación: 2016

Número de páginas: 153