“De  esa forma se aman, con la desesperación y la intensidad de un tiempo que se les escapa, de unas manecillas del reloj que son verdugos de su amor”.

El autor Pedro Antonio Curto con su libro
El autor Pedro Antonio Curto con su libro

Este es tan solo una ínfima parte de todas las palabras bonitas con las que Pedro Antonio Curto expresa el amor y el deseo en su libro Los amantes del hotel Tirana, que le valió el IV Premio Nacional de Novela Ciudad Ducal de Loeches, y que fue publicado en 2009 por Ediciones Irreverentes.  El autor guipuzcoano, aunque afincado desde hace tiempo en Asturias, nos presenta a dos amantes que se conocen en 1992 en Albania cuando el régimen socialista se estaba desmoronando. El hombre se llama Aslam y es guía, estudió Filología Hispánica y lo unen fuertes lazos con España desde su abuelo que luchó durante la Guerra Civil; ella es Aida, una turista asturiana que quiere conocer Tirana y sus lugares recónditos, sus leyendas. A partir de ahí la primera parte de la novela recorre una sola noche del encuentro sexual y amoroso de estos dos amantes, que se unen en un amor loco, como pocos existen en el mundo, y que quedarán unidos por una promesa recordada por una toalla impregnada de sus olores. 

Pedro Antonio Curto recorre magistralmente los parajes del erotismo para dar después paso a una explicación sobre los sueños rotos de muchos albaneses, sobre el sentimiento de un país con un régimen en el que todos creían pero que decayó y dejó muchas vidas truncadas. Así reconocemos a Aslam como uno de ellos, y nos cuesta ver esa  contradicción tan evidente entre el amor y la violencia, dos constantes en la narrativa del autor, el cual escribió otros libros como Los viajes de Eros o Crónicas del asfalto, y ha colaborado en El Comercio de Asturias, en la revista Kalepsia y el periódico Irreverentes.

El hotel Tirana, en Albania, es el escenario del amor entre Aslam y Aida
El hotel Tirana, en Albania, es el escenario del amor entre Aslam y Aida

Albania, y en concreto Tirana, se convierten en símbolo del amor de los dos amantes, que se asemejan al amante de la China del Norte del que tanto había hablado la francesa Marguerite Duras en sus obras El amante y El amante de la China del Norte. En ambas novelas, dos países inmortalizan el amor.

El amor sentido llega a ser una obsesión a la que se suma el sabor de lo iniciático, de las cosas que duran poco y por eso conservan su magia. El sentimiento experimentado moverá la vida de los dos protagonistas hasta que vuelvan a encontrarse.

“Pero nuestro amor se limita a esta habitación, a este hotel, a esta Albania que va hacia no se sabe dónde, pero como siempre huele a tragedia”.

Ficha técnica

descargaTítulo: Los amantes del hotel Tirana

Autor: Pedro Antonio Curto

Editorial: Ediciones Irreverentes

Año de publicación: 2009

Número de páginas: 148