¡África, qué bonita y qué triste!

Las prisas del hombre occidental, ese afán por atrapar el tiempo en una carrera controlada de antemano. Y, en la otra punta del planeta están los africanos que disfrutan de la vida sin un reloj. Es esta una diferencia que destacaba el periodista Kapuscinski en su libro sobre África, Ébano,  y algo que también me […]

Leer Más