Llenos los niños de árboles

“Me dijo:

estás envejeciendo.

Tú y lo que te asusta

estáis envejeciendo”.

Observo a menudo que en todas las vidas, especialmente las literarias, tarde o temprano se produce un debate en torno a la infancia y la edad adulta. Esa lucha latente da paso a obras muy interesantes y con las que todas las personas nos identificamos, ¿no creéis? Pues bien, de esta idea nace el libro Llenos los niños de árboles, un poemario de Cristina Sánchez – Andrade cuyos versos transitan por la infancia y el paso del tiempo hasta la vejez, como dos tiempos que se parecen y se diferencian. El poema que inicia este texto condensa una idea clave en todo el poemario: cuando vas envejeciendo, eres consciente de lo que pasa a tu alrededor y vas perdiendo miedos, quizás porque ya nada es nuevo, o porque la vida precisamente te lleva a ello.

Llenos los niños de árboles contiene versos que prestan mucha atención a la naturaleza como dadora de libertad, aunque también nos alerta de los peligros. La autora gallega, que escribió novelas tan inolvidables como Las Inviernas o Alguien bajo los párpados, se estrena en la poesía haciendo gala de ese don tan suyo para introducirse en lo más recóndito de nuestras vidas, en esos sentimientos universales que, a pesar de todo, ella cuenta como si se tratase de algo insólito. Ella posee esta capacidad: la de capturar el alma y la de llevarnos a mundos concretos y abstractos a la vez.

Encuentro muchas concomitancias entre este poemario y su reciente libro de cuentos, titulado El niño que comía lana. Las situaciones y los personajes se mezclan, y es inevitable pensar que unos beben de los otros. Así ocurre, por ejemplo, en el poema que habla de una vieja que empuja un carricoche con un perro: “Hace cincuenta años perdió a su hijo y ahora ese perrito se llama como él”. O el otro en el que un niño vomita lana, y que transcribo a continuación:

“Es solo un instante. Un ruido procedente de

[las tripas del niño. Un bufido de gato.

El vientre se contra, y entonces el niño,

con la boca apretada, eleva el abdomen dos o

[tres veces para recibir la arcada. Por fin

[lanza la cabeza hacia adelante,

y vomita.

Una bola de lana resbala sobre la camilla hasta

[caer al suelo.

Está envuelta en un líquido amarillo y viscoso,

como el amor”.

Una propuesta muy potente, que indaga en las heridas, y que alarga ese mundo mágico que la autora conoce tan bien en la narrativa. Y es que todos sus libros nos producen un placer intenso aunque nos cuenten sucesos tristes y asquerosos. Muy recomendable este poemario envolvente, que captura el universo de una de las autoras más potentes del panorama literario español actual.

Ficha técnica

Título: Llenos los niños de árboles

Autora: Cristina Sánchez – Andrade

Editorial: La Bella Varsovia

Año de publicación: 2019

Número de páginas: 68

Escrito por

Graduada en periodismo y enamorada de la lectura y la cultura. Porque leer nos hace mejores personas.

2 comentarios sobre “Llenos los niños de árboles

Si te ha gustado este artículo y quieres dejar tu opinión, encantada de leerte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .