15 libros fuertemente adictivos con los que no pararás de leer

 

Inmersas en el verano, son muchas las personas que buscan olvidarse de la rutina y desconectar por completo de la vida diaria. Y para ello, los libros se erigen como un buenísimo plan, sobre todo si cuentan historias que nos hacen olvidar el tiempo y volver a esa infancia (tan añorada a veces) en la que nos dejábamos conquistar por múltiples aventuras que nos llevaban a otros países, a conocer a otras personas pero, sobre todo, a no despegar el culo de la silla.

Leer es ideal todo el año, aunque es quizás en el verano cuando nos apetece más dejarnos llevar por las historias que nos reservan las páginas y la imaginación de los escritores y escritoras. Y para las vacaciones estivales, os descubro (o recuerdo) quince libros fuertemente adictivos con los que no pararéis de leer hasta terminarlos. Libros que os ayudarán a deshaceros del peso de vuestros trabajos y os trasladarán a otros espacios. Y libros que, como a mí me gustan, os dejarán poso semanas después de terminarlos. Porque, supongo que compartiréis conmigo que si un libro es bueno, tardaremos mucho tiempo en olvidarlo, o quizás no lo hagamos nunca.

Sin más dilación, ahí os dejo mi lista de libros fuertemente adictivos, con los que podréis volver a recordar el goce de la lectura o engancharos a ella. Ya me diréis.

Infamia, de Ledicia Costas: escrita originalmente en gallego, y pronto en castellano de la mano de la editorial Destino, Infamia se sitúa a caballo entre el género policiaco y la novela social, y nos cuenta la obsesión que sufre Enma Cruz, una profesora de Derecho Penal, cuando llega al barrio de Merlo y descubre un crimen acontecido años atrás. Mientras indaga en este suceso, la protagonista descubrirá la naturaleza de los traumas infantiles. Escrita con un lenguaje que combina la parte más macabra con la más humana de las personas, Infamia es un recorrido necesario y doloroso a la vez.

Belleza roja, de Arantza Portabales: la reconocida como nueva dama de la novela negra nos sorprende con una novela de investigación de círculo cerrado que se desarrolla en torno a la muerte de Xiana Alén, una niña de 15 años, producida en la noche de San Juan de 2017 en una urbanización de Santiago de Compostela. Escrita con la pericia de las novelas de Agatha Christie, Belleza roja se sumerge en las vidas de seis personas y demuestra que, en mayor o menor medida, todos vivimos con los secretos y la culpa. Otro detalle que sorprende es la capacidad de la autora para escribir sobre la belleza con un lenguaje profundamente poético, que nace del género del microcuento que ella maneja a la perfección.

El día en que se perdió la cordura, de Javier Castillo: un thriller psicológico en el que los capítulos se suceden sin que los lectores seamos capaces de parar hasta llegar al final. Interesante es el acercamiento que hace a las enfermedades mentales, y esos guiños que hace a García Márquez y a otros grandes de la literatura.

Margarita Dolcevita, de Stefano Benni: se dice por ahí que resulta más fácil hacer llorar que reír. Pues bien, el italiano Stefano Benni consigue crear una novela muy divertida. Margarita es una chica de quince años un tanto peculiar, si por ello nos referimos a su actitud irreverente y sin pelos en la lengua. Y, hay que decirlo, tiene una forma de ser muy arriesgada, y en cada una de sus idas de olla nos hace pararnos a pensar sobre el mundo en el que vivimos y en detalles insólitos.

Stefano Benni crea una voz muy potente y nos habla de la necesidad de la creatividad para desarrollarnos completamente como personas. Pero no es un libro ensayístico sino que en él se cuentan las vivencias de esta chica y de su familia tras la llegada al barrio de otra familia muy diferente a ellos y que trastoca todos sus planes. Algo pasa para que de repente la vida de Margarita amenace con irse abajo.

El adversario, de Emmanuel Carrère: si decidís leer El adversario de Emmanuel Carrère no podréis parar y no os levantaréis de la silla (o se os doblará la oreja en la cama) mientras desmenuzáis la historia de un hombre que un 9 de enero de 1993 mató a su esposa, sus hijos y sus padres e intentó, sin éxito, suicidarse. Estamos ante una novela pero no es ficción, es realidad. El adversario es el viaje de la búsqueda de las causas que se esconden detrás del crimen cometido por Jean- Claude Romand, un mentiroso compulsivo que ideó prácticamente toda su vida solo por un afán claramente narcisista: su propio bien

Antes de los años terribles, de Víctor del Árbol: cuenta la historia de Isaías, quien actualmente reside en una localidad barcelonesa y pasa sus días en un taller de bicicletas. Aunque parece que lograse olvidar el pasado, lo cierto es que pronto desemboca de pleno en él, y una serie de circunstancias lo llevarán al lugar de Kampala (Uganda), donde el sufrimiento lo azotará de pleno, y lo hará volver a unos tiempos que creía olvidados para siempre: su experiencia como niño soldado reclutado por Joseph Kony, creador del Ejército de Resistencia del Señor (LRA, en inglés), el culpable de robarle la inocencia a miles de niños que pasaron de jugar a empuñar un arma y asesinar. Antes de los años terribles se define como una historia compleja, adictiva y con mucho poso, que te queda rondando por la cabeza y que no podrás olvidar fácilmente. En ella encontramos referencias al miedo, a los complejos conceptos del bien y del mal, a las infancias robadas…

Saga Dos amigas, de Elena Ferrante: hace unos años, cuando se tradujeron en España, los cuatro libros que componen la saga Dos amigas nos hicieron padecer (o vivir) la “fiebre Ferrante”, algo similar a una adicción por Lenu y Lila, por sus vivencias, sus alegrías y sus penas. Elena Ferrante es un seudónimo con el que se publicaron estos libros que se definen como la vida misma.

Charlotte, de David Foenkinos: una joyita literaria, que convencerá a todas las personas que la lean por su perfecto ensamblaje entre el fondo y la forma. Foenkinos se centra en las vivencias de una joven en los años 30 del siglo pasado, Charlotte Salomon, y de cómo el nazismo irrumpe en sus sueños, hasta acabar con ellos. Se deja entrever en estas líneas la personalidad solitaria de la pintora, sus trastornos mentales marcados por los sucesos acaecidos en su familia.

El dolor de los demás, de Miguel Ángel Hernández: como ocurre en general con la literatura, El dolor de los demás supone una búsqueda de la propia identidad, una explicación ante las incongruencias del mundo, un verse en los demás para entender la propia existencia. También es un intento de entender qué se esconde en la mente de las personas que creíamos conocer y que un día, como si nada, cometen el peor crimen imaginado.

La vida cuando era nuestra, de Marian Izaguirre: una historia de amor por la literatura donde se alternan dos historias, la una dentro de la otra. Detrás subyace la idea de que cuando los tiempos son malos, la literatura siempre te puede salvar.

Los crímenes de Fjallbacka, de Camilla Lackberg: cuando descubrí el primer libro de esta saga, La princesa de hielo, supe que sus personajes se iban a quedar conmigo para siempre. La autora sueca es experta en recrear crímenes en el pequeño pueblo de Fjallbacka, y de mezclar presente y pasado a la perfección. Una de las razones de su adicción es ese “realismo cotidiano” que impregna estas páginas, en las que conoceremos casi a personas de carne y hueso.

Dime quién soy, de Julia Navarro: en estos días de verano, siempre sienta bien sumergirse en un libro de esos “tochos” que nos hacen sentir nostalgia al acabarlo, porque casi parece que somos amigos de los personajes. Dime quién soy es uno de estos libros, con el que también aprendemos mucha más historia que en el colegio. En él, la autora recorre los acontecimientos más relevantes de la historia de Europa en el siglo XX, desde la Guerra Civil Española hasta la caída del Muro de Berlín; pasando por el auge del comunismo y del fascismo o la Segunda Guerra Mundial. Un buen momento para recordarlo, cundo acaban de anunciar que se convertirá en una serie televisiva.

El amor en los tiempos del cólera, de Gabriel García Márquez: aunque su obra más conocida sea Cien años de soledad, lo cierto es que a mí me ha llegado más esa otra en la que habla del amor de una forma tan tierna y jamás contada. Faltan las palabras para hablar del maestro del realismo mágico, y solamente podremos entender la magnitud de sus novelas si nos adentramos en ellas. Por cierto, tanto esta como la de Cien años de soledad acaban de ser reeditadas por Literatura Random House en una versión ilustrada por Luisa Rivera.

La vegetariana, de Han Kang: un libro valiente, pues en él la autora coreana Han Kang critica la sociedad capitalista, todo este sistema que nos atrapa e impide el individualismo. Un sistema macabro que puja por crear una masa uniforme, en la que las personas no se distingan por sí mismas sino por lo que aportan al grupo. Y cuando alguien quiere salirse de ahí, las consecuencias pueden ser nefastas, pues te hacen la vida imposible hasta callarte.

Las tres bodas de Manolita, de Almudena Grandes: la escritora y articulista madrileña tiene esa capacidad de recrear personajes y espacios y situarlos en la realidad. Sus libros son un ejemplo claro de que la Historia la componen las pequeñas anécdotas, el día a día de los héroes y heroínas anónimos que luchan por sobrevivir, como le pasa a Manolita. Me resulta complicado quedarme con un personaje de Almudena, aunque recuerdo con muchísimo cariño a Manolita y a su fuerza en tiempos complicados.

Escrito por

Graduada en periodismo y enamorada de la lectura y la cultura. Porque leer nos hace mejores personas.

2 comentarios sobre “15 libros fuertemente adictivos con los que no pararás de leer

Si te ha gustado este artículo y quieres dejar tu opinión, encantada de leerte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .