Carne de ataúd

El futuro del periodismo se encuentra en el crimen. Los privilegiados leen las desgracias del populacho desde la comodidad de su hogar. ¿No es el negocio perfecto?”

Una cita sacada de Carne de ataúd, novela publicada por el mexicano Bernardo Esguinca, y que me ha interesado mucho sobre todo por sus referencias al periodismo amarillo, el que necesita de la ‘carnaza’ y el que busca lo más mundano para crecer a costa de las miserias humanas. Sin duda, un tipo de periodismo que ha existido prácticamente desde siempre, y que tiene que ver con la forma de enfocar la información sobre los sucesos y los crímenes populares, tal y como acontece en esta novela, en la cual tenemos como protagonista a un cronista de El Imparcial que cubre una serie de sucesos relacionados con El Chalequero, un asesino en serie encarcelado por matar prostitutas en el siglo XIX en el país mexicano.

Parece ser que entre los autores de referencia del mexicano están Stephen King, Comarc McCarthy, Alam Moorem Rubem Fonseca, John Connolly o J.G. Ballard. De esta mezcla tan oscura nace su estilo a caballo entre lo policíaco, lo fantástico y el terror, con tintes de la crónica periodística, de forma que su estilo ha recibido por parte de la crítica de su país el calificativo de “ficción de lo extraño”.

Con mucho de realidad y un poquito de ficción, Esguinca crea una novela adictiva, en la que los lectores experimentamos mucho miedo ante los terribles sucesos que están aconteciendo, pero no somos capaces de abandonar la lectura, en la que se combinan diversas fórmulas narrativas, como son los recortes de noticias de periódicos, el monólogo interior y la narración más convencional, en la que están muy presentes las descripciones que nos introducen de lleno en un ambiente donde la corrupción, el maltrato y las vejaciones a las mujeres, el espiritismo y la violencia son el pan de cada día en la sociedad mexicana de comienzos del siglo XX. Estas referencias hacen de Esguinca un autor que se preocupa mucho por la documentación de sus libros y por la recreación de ambientes realistas para que, además de leer, no perdamos la oportunidad de seguir aprendiendo.

Y, como ya comenté al principio, la reflexión sobre la prensa adquiere una relevancia importante, pues aquí observamos cómo el protagonista es sometido a un estrés continuo por parte de los mandamases del periódico para que recree historias en las que el ser humano deje su peor parte, y en las que la sangre sea el pan de cada día. Todo por lograr un mayor número de ventas. Hace un siglo, y esto se ha visto todavía más incrementado, ante la crisis del periodismo que vivimos hoy en día.

Ficha técnica

Título: Carne de ataúd

Autor: Bernardo Esguinca

Editorial: Punto de Vista

Año de publicación: 2018

Número de páginas: 279

Escrito por

Graduada en periodismo y enamorada de la lectura y la cultura. Porque leer nos hace mejores personas.

Un comentario sobre “Carne de ataúd

Si te ha gustado este artículo y quieres dejar tu opinión, encantada de leerte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.